jueves, marzo 04, 2010

eMail Enviado: ¿Ser Paciente o Ser Impaciente (con la Crisis Eléctrica)?

Estimado o estimada líder,

Con una pregunta similar a la de “To be or not to be?,” de Shakespeare, muy amablemente los quiero enamorar para se vuelvan impacientes. Al respecto, voy a desarrollar cuatro preocupaciones que creo muy emotivas y que se refuerzan mutuamente: el rumbo hacia un estado fallido, la competencia del sector industrial, una advertencia relativa al mercado eléctrico global y la urgencia para que seamos impacientes con la crisis eléctrica:

En la opinión “La comunicación eficaz a lo Don Juan y Maquiavelo,” publicada en Diario Libre, el destacado escritor Dr. Manuel Matos Moquete, ofrece sólidos argumentos del comportamiento político local que percibo nos están arrastrando hacia un estado fallido. Con su conclusión dice “… recuerde, ser cortés no quita lo valiente; lo censurable… es despojar las palabras de la vida, el honor y la verdad, usándolas solo como un ariete para la seducción y el envilecimiento del otro.” Hace falta que despertemos e imaginemos las emociones que inviten a la impaciencia y como ella podría iniciarse tomando en cuenta las siguientes preocupaciones.

La eliminación de la protección efectiva a las exportaciones industriales previstas en el DR-CAFTA y la pérdida de la batalla con los Centroamericanos, exigen también que seamos impacientes. En adición a la Visión Compartida del GMH que nos ofrece grandes ventajas para aumentar las exportaciones y así ganar la guerra comercial, hace poco leí la idea
sintetizada: en un mercado solo una empresa puede vender a bajo costo, las demás necesitan usar el diseño para diferenciarse. Es importante destacar que el diseño no aplica solamente a los productos y los servicios, sino también a las experiencias y al diseño de las organizaciones para generar ventajas competitivas. Para ayudar a cambiar el rumbo hacia el estado fallido, una muestra del diseño de una industria emergente es la siguiente:

La impaciencia fundamental que sugiero la he estado impulsando como diseñador de la organización de los sectores eléctricos globales. Con la nota Another Institutional Memory Warning: Do today's power grids have little centralized control? doy una advertencia a los sectores de las industrias de la información y las telecomunicaciones de los países más adelantados para que no repitan los errores de la liberación de los mercados que cometieron los abogados y los economistas al no tomar en cuenta elementos claves de la memoria institucional de la industria eléctrica cuando tomaron el control de la industria. Esa advertencia genera toda una serie de oportunidades que tenemos los dominicanos para transformar nuestro sector eléctrico y para que sirva de ejemplo a otras industrias, así como para empezar a generar los necesarios recursos para la transformación de otras industrias.

Amparado en todo lo anterior, debajo del editorial del periódico Hoy Nuestro firme apoyo a la DGA, que incluye como segunda parte a "Sector eléctrico: barril sin fondo," coloqué el siguiente comentario que podría ayudarles a secundar mi propuesta de manifestar públicamente su impaciencia:

Felicito al periódico Hoy por estar en sincronicidad con mi comentario de ayer con dos párrafos sobre la advertencia del superintendente de electricidad, que dicen así:

Hace falta transformar el sector eléctrico, porque carece de un sistema; es un arreglo completamente roto - un verdadero barril sin fondo. Es un arreglo que embrutece a la gente con dádivas, en vez de apoderarlas a sacar de abajo para progresar.

Para conocer que transformación podemos y debemos iniciar de inmediato para implantar un sistema, no dejen de leer y divulgar a sus amigos y relacionados el eMail Enviado; Señor Superintendente: No Pidamos Paciencia ante un Problema Tan Perverso. [Admito que no luce cortés].

El cambio, de un arreglo roto, a un sistema, sirve para mejorar la respuesta que di al editorial del periódico Hoy del 1ro de septiembre del 2009 y que aparece en la nota Urge Decisión Para Cambiar el Sistema de Electricidad.

Cabe resaltar del nuevo editorial la ilusión en la que se basa la paciencia: "Ahora, contra toda recomendación de organismos internacionales, se insiste en aumentar los subsidios sin hacer a la par esfuerzos realistas por lograr eficiencia y transparencia, en vez de más dinero al barril sin fondo." Añádanle a eso también algo más cercano a la realidad imperante: "El Estado ha sido incompetente en cuanto a poner orden y dar funcionalidad al mercado energético. Varios gobiernos han fracasado en el intento y uno que otro incurrió, o en un modelo de capitalización fracasado o en contratos onerosos."

¿Valdrá la pena seguir esperando pacientemente sin iniciar el cambio del sistema, mientras seguimos rumbo a otro rotundo fracaso?
No me caben dudas que tenemos grandes recursos humanos dedicados a las tareas del pasado. Espero haberlos halagados con esas palabras bonitas para que se enamoren de la impaciencia.

Muy impacientemente,

José Antonio Vanderhorst Silverio, Ph.D.
Consultor Sistémico: Electricidad
Creador del Modelo EWPC