jueves, octubre 25, 2012

Riqueza sin CDEEE


 Con base a mi iniciativa, que fue acogida por la Fundación Energía y Desarrollo (FED) y luego por el Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores (CODIA), el pasado 23 de octubre de 2012 se celebró, en la sede nacional del CODIA, el Seminario CODIA-FED “Un Nuevo Modelo para el Sistema Eléctrico Dominicano.” Dicho seminario contó con la participación de otros destacados panelistas que realizaron planteamientos alternativos muy interesantes.

Ese mismo día, uno de los panelistas basó su presentación en la decisión del Consejo Universitario de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), publicada como “La nueva política energética frente a la crisis del sector,” en la página 5A del Listín Diario del 25 de octubre de 2012. Ese comunicado, que percibo como un manifiesto comunista, respalda la noticia del periodico ElDía, “La CDEEE iniciará licitación planta de 600 megavatios,” que anunció Rubén Bichara, vicepresidente ejecutivo de la CDEEE. En el comunicado de la UASD separan dicha planta en dos unidades de 300 MW.

Según la noticia, Bichara “Manifestó que por ser una planta estatal, están ‘peleando’ por una asignación de 150 millones de dólares en 2013, para hacer un préstamo fuente al que gane la licitación.” El enfoque de los asesores del señor Bichara es similar al enfoque defectuoso que dio lugar al accidente fatal del Challenger.

En su libro “How the mighty fall,” según mi traducción libre “Como las empresas sobresalientes fallan,” Jim Collins escribe que “Cuando se enfrentan decisiones irreversibles que tienen consecuencias negativas significativas si van mal – lo que podemos llamar ‘decisiones de lanzamiento’ – el caso del lanzamiento debe recibir una preponderancia de evidencia empírica de que es seguro hacerlo. Si la carga de la prueba hubiera estado en el lado de la seguridad (‘si no podemos probar más allá que la duda razonable que es seguro realizar el lanzamiento, esperamos’) en vez de la otra forma, el Challanger podría haber evitado su tragedia.”

El Challenger explotó porque la decisión se basó en que fue imposible probar que no era seguro hacer el lanzamiento. En medio de todas las ambigüedades, nadie tiene que probar que la plantas no convienen. Es la CDEEE que tiene que probar sin ninguna duda razonable que esas plantas van a producir el máximo bienestar social para la sociedad dominicana en el próximo futuro en un mundo totalmente incierto.

Lo siguiente es un breve resumen de la presentación “Arquitectura minimalista de sistema de la Electricidad Con Valor Agregado,” realizada por este servidor durante dicho seminario. Con un modelo para el sistema dominicano y también para el global, la presentación cubrió los siguientes puntos:

1. Queremos ganar… negociando con la banca multilateral, porque es la instancia clave donde se cometió un error de grandes proporciones que protege el bienestar de la inversión extranjera sin asegurar el bienestar de la sociedad dominicana. Todo radica en creencias obsoletas que necesitan ser cambiadas para acabar con la crisis.

2. La revolución tecnológica presente ha estado tratando de emerger, basada en la garantía de la información barata y el capital productivo de largo plazo, pero la revolución tecnológica anterior basada en la garantía de la energía barata y el capital financiero de corto plazo no la dejan.

3. Modelos esenciales industria eléctrica. Veremos tres modelos, la integración vertical, la desregulación de prueba y error que aquí es representada por la capitalización y el que sigue.

4. Nuevo modelo - arquitectura minimalista de la Electricidad Con Valor Agregado tiene el potencial de abrir el mercado de la Base de la Pirámide internacional y también penetrar en el mercado global.

Hasta prueba en contrario, el modelo de la arquitectura minimalista de la Electricidad Con Valor Agregado es el único que está inspirado en la destrucción creativa del capitalismo, que es lo que se necesita para mantener vivo el capitalismo. Es con la inmensa creación de valor de la transformación del mercado Sálvese Quien Pueda de soluciones individuales en un mercado vibrante integrado a la generación central, donde los emprendedores que triunfen serán ricos, donde la clase media tendrá mayor poder adquisitivo y donde muchos pobres del mundo, no solamente los dominicanos y haitianos, saldrán de la pobreza al recibir valor de la electricidad por la remuneración justa de los apagones en casos en que la generación disponible no alcance. Es así como necesitamos convencer a la banca multilateral para que la electricidad deje de ser un problema político a nivel mundial.

1 comentario:

José Antonio Vanderhorst Silverio, PhD dijo...

Queremos ganar… Basados en la garantía de la información barata, la República Dominicana ha tenido desde antes de la capitalización el potencial de desarrollar el gigantesco mercado de la Base de la Pirámide del sector eléctrico para empezar a desarrollar el país, sirviendo de ejemplo para otros sectores, creando un mercado de exportación y atrayendo a la inversión productiva de largo plazo y no menos importante haciendo que la electricidad deje de ser un problema político.

La creencia en la garantía de la energía barata, desde 1972, cuando se produjo el embargo de la OPEC, hizo que la CDE metiera el país en un laberinto. Al seguir creyendo en esa ilusión, con la colaboración de la banca multilateral, el país atrajo inversión financiera de corto plazo con compañías políticas del sector privado que nos metieron en un nuevo y peor laberinto, primero con los IPPs y luego con la capitalización.

Para complicar más las cosas, ante la presencia de la misma banca multilateral se resucito el viejo laberinto de la CDE con la CDEEE. Ahora se protege aun más la generación central en un mundo en que se debe competir con la generación distribuida, coordinada con precios eficientes de acuerdo al tiempo y el lugar. Para salir de esos laberintos, necesitamos negociar con la banca multilateral.

La revolución tecnológica presente de las tecnologías de información y comunicaciones van a permitir grandes ahorros por coordinación para integrar la capacidad instalada de la generación central, la generación distribuida y la administración de la demanda. Por medio de modelos negocios innovadores se aumentará la producción de riqueza para mejorar las condiciones a la clase media y reducir la pobreza con mayores oportunidades de empleos.

Dos de los tres modelos esenciales de la industria eléctrica nos mantienen en un laberinto. El excesivo subsidio que afecta el presupuesto se debe a que estamos sometidos al mismo tiempo en esos dos laberintos. Al desconectar el presupuesto del sector eléctrico, el cambio de paradigma a la arquitectura minimalista de la Electricidad Con Valor Agregado permite una importantísima reducción del subsidio al sector eléctrico que debe ser considerado en la reforma fiscal y en el presupuesto del 2013.