viernes, diciembre 21, 2012

Financiando el sector eléctrico


LIDERAZGO SISTÉMICO 

Financiando el sector eléctrico

Financiando el sector eléctrico

SABER MÁSACERCA DEL AUTOR

Artículos

JOSÉ ANTONIO VANDERHORST-SILVERIO

Consultor Sistémico

Sobre mí

Diseñador del Modelo Marco de la Electricidad Con Valor Agregado. Miembro de la Academia de Ciencias de la República Dominicana. Miembro Vitalicio Senior del IEEE
La Salida del laberinto eléctrico es el principal incentivo para atraer capital fresco al mercado eléctrico local y al global. La política para hacer Lo que nunca se ha hecho en el sector eléctrico está diseñada para cumplir ese rol.
Apoyada en Expertos eléctricos sin precedentes, sería una política desarrollista que impulsaría la generación de nuevos competidores y muchos empleos dignos. En realidad podría hacer la diferencia para ayudar a sacar el mundo de la depresión económica.
El laberinto eléctrico español, publicado en el Listín Diario el 20 de septiembre, ofrece evidencias de que España está igualmente metida en dicho laberinto. En la noticia “Facturas de luz ‘más bajas’ llegarán esta semana - Hay quienes cuestionan el ahorro del 20%”, publicada el 3 de septiembre en elnuevodia.com por Gerardo E. Alvarado León, hay señales de que Puerto Rico está también en ese laberinto.
Aunque podemos esperar propuestas tipo Apple para financiar el sector eléctrico, el capital de riesgo es el mejor indicador de que esos casos no son aislados. Destacando el poco interés que muestra el capital de riesgo, infiero que la mayoría de los mercados mundiales han sido metidos en dicho laberinto.
Sea cual sea el medio para financiar el sector fuera del laberinto, los inversionistas podrán recuperar con creces el capital exhibiendo el viraje del país a los primeros lugares del mundo. Es así como participamos en un nicho estratégico de mercado con un gran potencial de abarcar eventualmente todo el mercado global.
Resumiendo lo que ha estado sucediendo con el capital de riesgo, dedico el resto de este artículo a traducciones al español de ideas claves tomadas de artículos y notas. Con Un ambiente predecible para el capital de riesgo en inversiones de red inteligente del 6 de mayo del 2011, respondí a “¿Porqué las firmas de capital de riesgo no invierten en la red inteligente?,” escrito días antes por Eric Wesoff en greentechmedia.com. El subtitular dice que “hasta ese momento [del año], solamente dos por ciento de los dólares de tecnología verde habían ido a las compañías de red inteligente.”
Asimismo, “La red inteligente: ¿cuál es nuestro próximo paso?,” en noviembre del 2011, Arne Hessenbruch dijo, en el Boston Globe, que “es bien fácil articular el problema de la distribución eléctrica… pero la solución al problema es excesivamente compleja.” Lo que pasa es que precisamente esa articulación fácil es la que mantiene los mercados en el laberinto. Hace falta una política eléctrica sin precedentes.
Arne citó “por ejemplo, Scott DePasquale, de Braemar Energy, apuntó que a muchos capitalistas de riesgo quieren invertir en tecnologías disruptivas, pero que los reguladores y las agencias del gobierno que abogan por los consumidores son contrarios al riesgo por ley, de forma que se oponen a las disrupciones.” Es la salida del laberinto la que atraerá capital.
Con mayor claridad, “¿Red inteligente, inversionista tonto? La inversión en la red inteligente es difícil y plagada de baches ¿Por qué?),” publicado por greentechmedia.com en marzo del 2012, Richard MacKellar, director general de Chrysalix Energy Venture Capital, ofreció muchas razones importantes por qué, pero sólo una de ellas es suficiente para explicar por qué los capitalistas de riesgo no están invirtiendo: "... nosotros preferimos jugadas de red inteligente donde las empresas eléctricas no son el único cliente. ¿Un cliente? Sí, pero el único cliente? No.”
Finalmente, en “Financiamiento del capital de riesgo a las redes inteligentes permanece ‘extremadamente débil’,” en SmartGridNews.com, el 24 de julio, 2012, Jesse Berst agrega que “los últimos números del Grupo Mercom Capital sobre la actividad de financiamiento del sector red inteligente pintan un cuadro desagradable.”