viernes, diciembre 21, 2012

¿Haría Celso su trabajo?


LIDERAZGO SISTÉMICO 

¿Haría Celso su trabajo?

¿Haría Celso su trabajo?

SABER MÁSACERCA DEL AUTOR

Artículos

JOSÉ ANTONIO VANDERHORST-SILVERIO

Consultor Sistémico

Sobre mí

Diseñador del Modelo Marco de la Electricidad Con Valor Agregado. Miembro de la Academia de Ciencias de la República Dominicana. Miembro Vitalicio Senior del IEEE
Creo muy respetuosamente que Celso Marranzini hizo su trabajo: defender su clase hasta donde le fue posible. Para comprobar esa creencia no es necesario realizar un estudio minucioso. Basado en lo que sigue, el gobierno puede comprobarla rápidamente y actuar en consecuencia en lanegociación con el Fondo Monetario Internacional.
La prestigiosa revista IEEE Power & Energy, publicó en mayo del 2006 el artículo “A Dominican Strategy: Customer-oriented risk Management” (Una estrategia dominicana: Administración del riesgo orientado al cliente). Su introducción dice que “La economía de la República Dominicana enfrenta costos muy altos de electricidad. El principal desafío es encontrar maneras de reducir los costos de suministro a los consumidores de electricidad, mientras se recuperan las inversiones en el país. Sin embargo, lo que se pierde en ese enfoque es que la electricidad tiene dos fuentes de costos para la economía: los costos de suministro y los costos de escasez.”
Y agrega que “Por un lado, los esfuerzos para reducir los costos de suministro por las autoridades y agentes del sector eléctrico se hace difícil por la falta de fuentes locales de energía primaria a unos costos razonables de desarrollo, dejando una infraestructura de generación de energía basada principalmente en derivados del petróleo. Por lo tanto, las acciones para reducir los costos de suministro debe seguir siendo una parte de la estrategia del país. Por otro lado, los clientes han invertido grandes cantidades de dinero para reducir los costos de escasez individualmente. Esto ha resultado en una política sálvese quien pueda. Tales capacidades instaladas en el sector industrial han sobrepasado 1,500 MW. Desde un punto de vista nacional, hay un exceso de capacidad eléctrica instalada, pero no obstante, los costos de escasez son muy altos, como resultado de la pobre fiabilidad del sistema, debido a una falta total de integración y coordinación. Si bien es muy difícil disminuir los costos de suministro, los avances tecnológicos y normas coherentes en el mercado podrían ofrecer una alternativa a la reducción sustancial de los costos de la escasez de la demanda sobre la base de la respuesta de la demanda.”
Desde entonces, se ha reclamado como un logro la reducción significativa de los apagones generales.  Entiendo que dicho logro es resultado del esfuerzo combinado de varias instituciones del sector con el apoyo de la banca multilateral.
Intuyo que esas mejoras atrajeron una participación mucho mayor de la industria al mercado mayorista. Eso debió también reducir significativamente el consumo por autogeneración de parte del sector industrial, aun cuando el sistema interconectado necesitase que autogeneracen.
¿Qué tiene de malo lo anterior? Que los precios del mercado mayorista subsidian las industrias en muchas horas de operación, especialmente cuando se presenta escasez, incrementando grandemente los apagones en el mercado minorista y el subsidio que se le carga al gobierno en perjuicio del país.
Al país dejar de emplear la capacidad instalada relativamente eficiente en poder de la industria y aumentar el uso de generación ineficiente en poder de los consumidores del mercado minorista, se reduce significativamente el valor económico que ofrece la electricidad y por ende el bienestar nacional.
El gran logro de reducir el riesgo y aumentar el valor económico que pudo lograr Celso para su clase, incrementa el riesgo y reduce el valor económico para los consumidores regulados y los contribuyentes, que son los que también cargan más pesado con el pago de la deuda externa. La solución podría ser que todos los clientes tengan la oportunidad de volverse clientes no regulados como sugerí el año pasado con el artículo “Desconectemos el Presupuesto del Sector Eléctrico” ante la salida inminente del FMI.