domingo, julio 29, 2012

¿Cree Usted que el Acuerdo de Brasil podría ser la reedición del Acuerdo de Madrid?

Resumen: la sociedad dominicana necesita evitar otra gran apuesta garantizada por el Estado, como, por ejemplo, contratos de grandes plantas de generación a carbón o a gas natural, bajo el artificio de que producirán energía barata. Si surgen apuestas, que las haga el sector privado, tan pronto se cambie el modelo marco que privatiza las ganancias y socializa las pérdidas por otro en que todos tengan la oportunidad de ganar. Este tema debería ser una parte prioritaria en la agenda del Estado con el FMI.

Estoy socializando esta larga nota que está abierta a comentarios para facilitar la respuesta a la pregunta de su título. Con la misma, sugiero evitar lo que podría ser el gran peligro que entiendo asecha a los dominicanos, por lo que se vislumbra sería un Acuerdo de Brasil para reemplazar el de Madrid y así seguir manteniendo cerrado el mercado eléctrico.

En vez de seguir empleando el consenso, que es incapaz de aproximarse a la realidad, como se constata en los errores gigantes sobre el monto del subsidio de electricidad, necesitamos adoptar una actitud orientada a la acción que incentive el ahorro de energía y se aproxime a la realidad. Con esa nueva actitud necesitamos aprovechar con carácter de urgencia la magnifica oportunidad que se presenta con la conclusión en pocos años de los contratos del Acuerdo de Madrid, para cambiar tan pronto como sea posible la Ley General de Electricidad.

La urgencia necesita colocar este tema en la agenda de negociaciones con el FMI, al ser una situación similar a la del artículo Desconectemos el Presupuesto del Sector Eléctrico, que introdujo el modelo marco de la Electricidad Con Valor Agregado (ECVA), que permite implantar la actitud científica orientada a la acción.

Ese gran peligro que asecha a los dominicanos se debe a las grandes apuestas de plantas caldeadas con carbón, o lo que puede ser lo mismo con grandes plantas caldeadas con gas natural, sean estas amparadas, o no, por la Ley General de Electricidad vigente. Ya en el 2006 escribí la nota Cambiemos a una Ley Eléctrica que se Pueda Cumplir y que luego amplié en el 2007 con la nota Por una LGE que se Pueda Cumplir.

Esa última nota contiene un comentario de un importante representante de los consumidores, que creía que la Ley General de Electricidad (LGE) se podía cumplir con licitaciones a largo plazo. De la Conferencia Magistral que dicté en la Academia de Ciencias, se puede concluir la gran dificultad de negociar contratos a largo plazo en tiempos de gran incertidumbre, como se infiere de las discusión sobre la conferencia ¿Será posible pronosticar el flujo de efectivo de las plantas a carbón para los próximos 30 o 40 años?¿Quién pierde si esa gran apuesta falla?

Aunque presentado en orden inverso, destaco primero la segunda parte del comentario sin desperdicios que hizo el Sr. Miguel Artiles, en The Dominican Connection, debajo de esa discusión, que dice “…si existen culpables de la mala elaboración y aplicación de la ley de energía, no existen las mismas herramientas legales (pro-pueblo) que permita enmiendas? Creo que a usted con el tiempo de servicio activo que tiene en el mundo eléctrico, a sus opiniones se le debe dar el espacio para el debate y si se considera Pro- pueblo, sin ningún artificio ni triquiñuela, no solo aceptarlo si no aplicarlo.”

Como son tantos los que no pueden lanzar la piedra, incluyendo posiblemente a los organismos multilaterales de financiamiento que, al igual que las autoridades y los clientes consumidores, son parte integral del todo sistémico socio-económico del sector eléctrico, con excepción de procesos jurídicos particulares, no creo necesario, ni productivo, empezar una cacería general de brujas. Al contrario, debemos concentrarnos de forma proactiva en la estrategia para cambiar la LGE. Entiendo que está claro que es totalmente insensato repetir una nueva versión del Acuerdo de Madrid, con el Acuerdo de Brasil, cuando ya se sabe que hacer: una ley eléctrica basada en el modelo marco ECVA que aprovecharía con suficiente tiempo el fin del Acuerdo de Madrid.

Al salir de la conferencia, una persona del sector que sabe lo que dice, me sugirió que se podía empezar a hacer esto poco a poco. En realidad, yo no veo que pueda ser de otra manera. Pero, sin la seguridad jurídica de lo que se logre innovar, nadie en su sano juicio va a asumir los riesgos que corresponden para ponerse a emprender, ni mucho menos innovar.

Le recordé posteriormente a esa persona, y a otras más, que se acordara que en la década del 1990 algunos de los borradores de la ley eléctrica tenían un plazo, creo que de 36 meses, para empezar a aplicar algunas disposiciones que de otro modo pudiesen afectar derechos adquiridos. Eso es lo que hay que hacer para crear el incentivo lo más pronto posible para que los emprendedores tengan tiempo suficiente para, por ejemplo, crear los modelos de negocio competitivos de mercadeo de electricidad al detalle, mientras también se dedican a desarrollar relaciones ganar-ganar con los clientes consumidores.

El Sr. Artiles también escribió “He leído y he oído las opiniones en cuanto a la conferencia del Sr. Vanderhorst y todos comulgan que fue excelente y basada en estudios hechos por una persona que tiene toda una vida en la rama eléctrica. Ahora bien, me gustaría saber: Si todas las formas o tipo de energía que hasta el momento se han aplicado y no ha funcionado, cual seria la mas conveniente para nuestro país?”No solamente yo, sino todos los dominicanos de buena voluntad, debemos agradecer infinitamente al Sr. Artiles por la primera parte de su comentario, por ser una señal evidente de que el todo emergente de la industria eléctrica global está aflorando en nuestro país.

Mi respuesta es que la inquietud por saber cuál sería la fuente más conveniente para aumentar la generación, es la misma que suponen equivocadamente, por ejemplo, las autoridades dominicanas, europeas, brasileñas y estadounidenses, de que el mundo debe seguir organizado en base a la garantía de la energía barata y por defecto a la información cara. Sin embargo, por todos los esfuerzos de investigación y desarrollo que se están haciendo, no dudo que en 20 ó 30 años volvamos a encontrar una fuente de energía barata, pero esta vez para la civilización post industrial.

Ahora debería ser muy fácil para cualquier persona decir desde las gradas que la garantía de la energía barata desapareció con la primera crisis energética de la OPEC a principio de la década de 1970. Como sucedió en las cuatro revoluciones industriales anteriores, que se sucedieron por lapsos de 50 a 60 años, primero con el algodón (y el hierro), segundo con el carbón (y el transporte), tercero con el acero y cuarto con el petróleo, que son los que mueven toda la economía en el largo plazo, desde 1980 el mundo ha estado esperando ser reorganizado para los próximos 50 o 60 años, con base a la garantía de la información cada vez más barata, pero los grandes intereses extranjeros y locales no han dejado que suceda, manteniendo su esperanza en la energía barata.

Entiendo que esa es la principal razón, por ejemplo, porque las crisis económicas que viven Europa, los EUA y nosotros, son esencialmente las mismas, que se deben a los modelos marco en uso. Las actividades de reforma que se iniciaron en la década de los años 90, en particular el grave error en el modelo marco que se introdujo en la ley estadounidense de 1992, ha retrasado la creación de empleos y nuevos negocios que por efectos de apalancamiento sistémico a la economía como un todo pudieron tener grandes repercusiones en todas las economías del mundo.

Entiendo también que no hay por el momento ninguna fuente de energía más conveniente en cada momento, por ejemplo, horario, en las presentes circunstancias. Por eso, los aumentos en generación necesitan competir en cada momento con las reducciones del consumo de la energía cara haciendo inversiones en tecnología de información para desarrollar e integrar a los clientes consumidores (que pueden autogenerar). Esa es una de las razones para cambiar el modelo marco.

La evidencia en el país del mercado vibrante Sálvese Quien Pueda (SQP), que identifiqué en el año 2005, fue una gran señal de lo que estaba por venir en el mundo bajo los nombres un tanto ambiguo de, redes inteligentes, en EUA, y mucho más específico, mercados inteligentes, en Alemania. Lo que necesitamos es integrar el mercado SQP, que es uno de los grandes beneficios dominicanos de la crisis, al mercado del Sistema Eléctrico Nacional Interconectado (SENI), con base a un cambio en la ley que se ampare en el modelo marco ECVA.

Aunque se trata de separar lo que puede ser el robo legal, que induce un modelo marco defectuoso, del robo ilegal, debemos entender que desde el punto de vista sistémico los dos se refuerzan mutuamente. Mucha gente está preocupada por la corrupción ilegal, pero yo sostengo que por medio de la ley se logra la corrupción legal que ayuda a incrementar la ilegal. Ese es uno de los temas importantes que debemos tratar con los organismos financieros multilaterales, como el FMI, el BM, el BID, para proponerles el cambio de la LGE.

Por ejemplo, el robo legal induce el robo ilegal por la falta de un doliente, que mantiene el conectado el sector al presupuesto. Con el modelo marco ECVA, se introducen como dolientes a los comercializadores que deben seguir regulaciones prudenciales para, por ejemplo, competir unos con otros comercializadores para poder subsistir en el mercado.

Creo que todo lo anterior podría ayudar a generar un movimiento que no solo reconoce mi humilde pero muy prolongada labor que se inició en 1966, cuando la CDE me dio una beca para estudiar en la Universidad de Cornell. El movimiento a que me refiero sería para acabar de una vez por todas con una LGE en que unos pocos ganan y muchos otros pierden, para poner en vigencia una ley en que todos tengamos la oportunidad de ganar.
x