jueves, febrero 07, 2013

Proyecto energía IANAS

Proyecto energía IANAS original en acento.com.do


Blog detalle

LIDERAZGO SISTÉMICO 

Proyecto energía IANAS

Proyecto energía IANAS

SABER MÁSACERCA DEL AUTOR

Blog detalle

JOSÉ ANTONIO VANDERHORST-SILVERIO

Consultor Sistémico

Sobre mí

Diseñador del Modelo Marco de la Electricidad Con Valor Agregado. Miembro de la Academia de Ciencias de la República Dominicana. Miembro Vitalicio Senior del IEEE
De acuerdo a John P. Millhone, Presidente de la Red Interamericana de Academias de Ciencias (IANAS, por sus siglas en ingles), su Proyecto Energía “es una colaboración de las Academias de Ciencias de las Américas para aplicar la ciencia y la ingeniería avanzadas a los programas de energía sostenible en el hemisferio occidental.”
El Proyecto se inspiró en el informe de 2007 del Consejo InterAcademia, “Iluminando el camino: Hacia un futuro de energía sostenible.” Según Millhone “al describir el papel de las Academias de abordar los problemas energéticos, el informe dice: Las Academias de Ciencias no poseen todos los conocimientos requeridos para resolver estos problemas grandes y complejos; parte de los conocimientos y habilidades necesarios residen en el sector privado, parte en el gobierno.”
Otro informe del Proyecto, “Energía Sostenible en América Latina y el Caribe: Potencialidades para el futuro,” publicado en Marzo de 2009, por la Oficina Regional para América Latina y el Caribe, del Consejo Internacional para la Ciencia (ICSU) va más allá de aprender del pasado. Su Resumen Ejecutivo supone que “el éxito del desarrollo e implementación de un plan estratégico para las prácticas y tecnologías energéticas sostenibles requiere ser apoyado por tres pilares principales:”
“i. La investigación sobre determinados temas científicos y tecnológicos que pueden contribuir tanto más allá del estado del arte de la tecnología y el desarrollo de la industria propia y para la adaptación de estado del arte de las tecnologías más avanzadas a los escenarios locales y regionales en materia de recursos energéticos características, aspectos culturales de las comunidades involucradas y otras circunstancias locales y regionales.”
“ii. El desarrollo de capacidades a nivel institucional e individual por medio de programas de investigación conjuntos con reconocidas instituciones científicas y tecnológicas en todo el mundo, con esquemas de cooperación en sentido norte-sur y sur-sur.”
“iii. El diseño e implementación de políticas públicas basadas en información científica para crear el entorno propicio necesario para la aplicación plena y sostenible de las prácticas energéticas sostenibles y tecnologías.”
Basado en esta Columna Semanal “Liderazgo Sistémico,” podría así ampliarse a un esquema sur-norte. El primer pilar asocia el estado del arte a los problemas sistémicos. En el segundo pilar, el artículo 02-13 Startups – fracasa, levante y anda, sugiere como enfocar los esquemas de cooperación para poder enfrentar dichos problemas sistémicos. El tercer pilar sugiere que lo más importante es diseñar el entorno propicio para que emerja dicho estado del arte acorde con el artículo 05-13 Necesitamos instituciones buenas.
Repensando el concepto del estado del arte, podemos reducir las notables diferencias entre la investigación de ciencia y la de tecnología adoptando el concepto unificador de la abducción que introdujo Charles Sanders Peirce (1839-1914). Como se puede ver en el artículo Abduciría, según el propio Peirce: 'la abducción es el proceso de formar una hipótesis explicativa. Es la única operación lógica que introduce una idea nueva, la inducción no hace más que determinar un valor, y en la deducción sólo se desarrolla las consecuencias necesarias de una pura hipótesis.  Deducción demuestra que algo debe ser; inducción muestra que algo es realmente operativo, la abducción se limita a sugerir que algo puede ser.’"
Sintetizando las ideas, el estado del arte ha sido tradicionalmente empujado por el trabajo de emprendedores del sector privado. Cuando el emprendedor empuja el estado del arte aprende del futuro emergente. El gobierno es el que debe crear el entorno institucional propicio. El estado del arte científico y el estado del arte tecnológico son ambos el resultado investigadores emprendedores que introducen una idea nueva con la que necesariamente se aprende del futuro emergente.