jueves, agosto 21, 2014

Luces y sombras en #PactoElectrico

Hoy 21/8/14, cuando estaba almorzando, recibí el tweet: ‏
@giovannida - Con voluntad #OtroGalloCantarí--> Pacto eléctrico - Ubi Rivas http://hoy.com.do/?p=1026664#.U_YeipwaoFM.twitter … @gmh_upsa @fredemamzade @castrovictor31 @pedrosilver31
Como tenía un compromiso en la tarde, respondí:
@gmh_upsa - Gracias @giovannida Tiene luces y también sombras. Con mucho interés, lo comentaré esta tarde @fredemamzade @castrovictor31 @pedrosilver31
Las luces y también muchas de sus sombras que puede tener el artículo pueden ser diferidas tomando en cuenta la nota Discutir y aclarar en #PactoElectrico, que se basa en la cita “Hay mucho para seguir discutiendo. Y aclarando.” Entre las sombras, sin embargo, por su gran importancia, quiero destacar dos de ellas: una directa del artículo y otra indirecta, que se puede derivar de la primera. Esa otra sombra es la proveniente de su contexto: la Estrategia Nacional de Desarrollo. Por ejemplo, para superar esta segunda sombra, ya adelanté la nota Marca País en #PactoElectrico.

Eso nos deja concentrarnos en el primera sombra. En su breve artículo Pacto Eléctrico, Ubi Rivas dice, en Hoy Digital de esta misma fecha, que “Uno de los grande retos aún no superados de todos los gobernantes, empezando por el presidente Joaquín Balaguer, es dotar al país de un servicio eléctrico confiable, a precio razonable, no subsidiado, forjando una cultura de compromiso con la facturación, que nunca nadie ha impulsado.”

Esa cita produce claramente la sombra directa. Por haberme dedicado a estudiar profundamente esta situación, como se puede ver, por ejemplo, en la nota Innovación: puerta al progreso, puedo atestiguar que ningún gobernante es capaz de realizar ese ideal de la civilización industrial, porque el mundo empezó a cambiar mientras Balaguer era nuestro gobernante.

Ese cambio hacia una nueva civilización hizo que la industria verticalmente integrada perdiera su sustento en 1972 con la crisis de petróleo que se originó en el embargo petrolero de la OPEC. Ese sustento era la garantía de la energía barata que permitía “dotar al país de un servicio eléctrico confiable, a precio razonable, no subsidiado...” Ese ideal, inalcanzable con generación a base de energías fósiles, fuel oil, carbón, gas natural, no solo ha perdurado hasta la fecha, sino que se introdujo en la Estrategia Nacional de Desarrollo, que pretende extender esa suposición defectuosa hasta el año 2030. Esto es lo que produce la sombra indirecta, que requiere hacer caso omiso de la Estrategia Nacional de Desarrollo y por supuesto derogar la Ley General de Electricidad.

Esa suposición defectuosa se ha mantenido en el desarrollo de los mercados mayoristas en muchas jurisdicciones del mundo. Se trata de una falla de mercado que podemos aprovechar, con base en la nota Oportunidades para la Mayoría del BID en decreto #PactoElectrico. A esa suposición defectuosa también se une la nota Matemos dos pájaros de un tiro: el mejor uso para AFPs requiere cambiar Ley 125-01.

La evidencia de la falta de competencia en esas fallas de mercado es aplastante. Para que pudiera haber competencia, el futuro tiene que necesariamente ser una continuación del pasado, pero como se conoce el mundo ha dado un gran cambio. Es así que la suposición principal de los mercados mayorista organizados, de que los costos marginales de corto plazo nos llevan paulatinamente a los costos marginales de largo plazo prácticamente idénticos, carece totalmente de sustento.

La única manera de introducir competencia en los mercados marginalistas es con la competencia a corto plazo en el mercado minorista. Como parte de la sombra indirecta, la Ley General de Electricidad solamente induce a tomar decisiones para aumentar la oferta del sistema interconectado, cuando la reducción de la demanda es igualmente o más importante dentro de cierto rango de acción, como se describe en la nota Más generación dentro #PactoEléctrico.