sábado, noviembre 29, 2014

Propuesta al Pacto Eléctrico que disuelve la crisis política

“Un sistema que socializa las pérdidas y privatiza las ganancias está condenado a gestionar mal el riesgo.” Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Economía
En medio de la redacción de la nota Invitación pública a personalidadesexpertas en innovación para unirnos sobre el Pacto Eléctrico, me llegó la versión completa de la entrevista que La Verdad de Murcia le hizo a Jorge Fabra Utray, presidente de Economistas Frente a la Crisis, cuyo titulo dice que “A la política le compete poner en valor las propuestas económicas.” Dado que esa entrevista me atrajo lo suficiente como para suspender esa otra nota, me concentré en elaborar esta. Ahora que las dos están completas, lo que sigue es para solicitarle humildemente al economista Jorge Fabra Utray que gestione para que Economistas Frente a la Crisis se nos una.

Luego de estar bien avanzado en la redacción de esta nota, tuve que suspenderla para cenar. Mi mente estaba dando giros alrededor de ambas notas, especialmente en como responder de forma respetuosa y diplomática a los Economistas Frente a la Crisis.  De repente me llego la respuesta: la entrevista cabe perfectamente en la posibilidad de “mantenerse del lado del status quo de la civilización industrial.”

En efecto, como las crisis eléctrica, económica, social y ambiental son muy visibles en España y en República Dominicana, vean por favor esta nota como parte integral de aquella, ya que disuelve la crisis política, sugiriendo a los Economistas Frente a la Crisis que consideren cambiar de lado, siguiendo los dictados de Schumpeter en vez de los Keynes como aparece en la nota Why the Eurozone leaders must change their common sense first.

De inmediato reconocí que dicha entrevista despertó mucho mi interés porque estoy en desacuerdo en que al Estado le compete el monopolio de poner valor a las propuestas económicas. Lo interpreto como otra de las ideas que sugieren más Estado y menos mercado, suponiendo que no tenemos alternativa alguna a los mercados existentes que son verdaderamente mediocres, abusivos y que supongo son la principal causa de la desigualdades económicas, sociales y ambientales..

Con todo el respeto que se merecen los Economistas Frente a la Crisis, podrán ver a continuación en el fondo de esta breve nota, que tiene todo un trasfondo (que puede verse vía este enlace de Twitter que esa no es toda la verdad, porque estamos en un mundo que tiene dos caminos: el actual que va rumbo a la segunda Edad Media y el propuesto que tiene la posibilidad de entrar en una Edad Dorada, si sustituimos esos mercados abusivos, incompletos y mediocres, por otros que sean justos, completos y sobresalientes.

Desde el punto de vista del pensamiento sistémico, que es superior al Cartesiano en asuntos de mucha complejidad, como el que nos compete, entiendo humildemente que no existe, por ejemplo, un motor de la desigualdad, como se podía suponer en la civilización industrial. Lo que pudiera existir en la civilización emergente es un motivo y dudo mucho que sea solamente la desregulación laboral.

La entrevista tiene aspectos mezclados que clasifican en los dos caminos. En el camino hacia la Edad Dorada está, por ejemplo, el motivo de que la energía sea limpia. Pero, entiendo que los Economistas Frente a la Crisis no han considerado, posiblemente por ser contrario a lo intuitivo, que lo que se necesita es la desregulación del mercado minorista de electricidad para eliminar su privatización y así poder completar el mercado, para que ayude a gestionar bien el riesgo.

Lo que existe hoy es una desregulación del mercado mayorista de electricidad y una re-regulación del minorista, que produce oligopolios de unas pocas empresas eléctricas mediocres que reciben la protección legal del Estado y están incentivadas a evitar la competencia y desincentivadas a invertir en la innovación. Es así como aplica la cita de Joseph Stiglitz.

Para que los mercados minorista y mayorista desreglados se refuercen entre sí, y ayuden a gestionar bien el riesgo, lo que necesitamos urgentemente, es una ley simple (no simplista) que atraiga a empresas sobresalientes de nueva creación para que compitan entre si. Serían esas empresas las que luego de descubrir un modelo de negocio repetible y escalable podrían acudir a deuda en vez de que sea el Estado.

El ejemplo del Jobsismo es que Apple no necesita acudir a los mercados de la deuda. Es así como esas empresas aportarán empleo y riqueza en la civilización que he venido llamando sistémica. Para más información, pueden ver todo lo que he clavando en Twitter, tratando de emular lo que hizo Lutero hace como cinco siglos.