lunes, marzo 09, 2015

Aunque "Pepín" Corripio sugiere la agroindustria, hay mucho mayores oportunidades en el sector eléctrico

Primera actualización: La enseñanza #21 de Pepín Corripio que se basa en aprender del pasado y la que sugiero en el texto inicial para aprender del futuro emergente, que sabemos a ciencia cierta que no es una continuación del pasado, caben perfectamente en la sugerencia de mayor alcance de la nota Caminemos con capital productivo de largo plazo, Los excesivos riesgos que están asumiendo las grandes fortunas locales e internacionales, al seguir invirtiendo en capital financiero de corto plazo, están plasmados en el libro How the mighty fall (Cómo caen los poderosos) de Jim Collins. La enseñanza de Collins sugiere dicha caída en 5 escenas, la tercera de las cuales es la negación de riesgo y peligro en que se encuentran.

Esa negación es el resultado de una corrupción sistémica global de grandes proporciones que permite a esas fortunas hacer transacciones en que deberían perder, pero que todavía ganan porque el Estado les permite extraer rentas sin agregar valor a los clientes y la sociedad, dando como resultado la desigualdad vertiginosa que Thomas Piketty documentó. Como aparece en mi humilde sugerencia es que, antes de que les llegue la hora de caer, esas grandes fortunas inviertan en capital productivo de largo plazo para impulsar la revolución Verdigital que reitero a continuación.

Cabe reconocer que la enseñanza que ofrece "Pepin" Corripio de invertir en la agroindustria tiene mucho que ver con la seguridad alimentaria, por lo entonces vale la pena tomar en cuenta la nota Iniciemos la Verdadera Revolución Verde (que repito totalmente en breve), que fue una respuesta al artículo Seguridad alimentaria y energética de Gustavo Volmar. Esta vez con mucho mayor nivel de conciencia de los lectores, podemos ver que la seguridad energética precede a la alimentaria, cito el párrafo final de ese artículo que dice:
La generación de electricidad es precaria. Estamos a expensas de la permanencia y buena voluntad de Chávez. Cualquier variación en el valor del peso en dólares altera los costos de producción agrícolas. Ante esas  realidades, ¿puede hablarse de seguridad alimentaria sin tener seguridad energética? El objetivo es válido, pero su interpretación tiene que adecuarse a nuestras limitaciones.
Teniendo muy en cuenta que la inversión en seguridad alimenticia tendrá la oportunidad de dar como resultado beneficios, repito a seguidas la referida nota que sugiere una Revolución Verdigital (verde y digital) que sugiere como se tendría la oportunidad de preservar las fortunas con la inversión en capital productivo a largo plazo:
Creo que Gustavo Volmar, en su columna GV. - Global y variable, del 22 Agosto, 2008, nos identifica el interfase de la crisis alimentaria y energética. Dicha columna se inicia con "Seguridad alimentaria y energética La llamada "revolución verde", que hizo posible elevar la producción agrícola con la introducción de nu..." 
Digo esto, porque la JAD me solicitó una presentación para su IX Encuentro Nacional de Dirigentes Agropecuarios, el 11 de agosto del 2006, la cual titulé "Una Estrategia del Sector Eléctrico en Apoyo a la Competitividad el Sector Agropecuario." La misma se basa en lo que se ha convertido en la electricidad sin control de precios. 
Cuando Gustavo escribió su columna, reconocí de inmediato la importancia. Pero fue hoy que me llegó el "insight" que la liga a dicha presentación, que entiendo puede ser la clave de una verdadera revolución verde, en vez de una negri-verde que se ampara en el petróleo. 
En una de las láminas de la presentación titulada "Opción Sector Agro para Ayudar a Resolver la Crisis Eléctrica," decía: 
- El sector agropecuario tiene todas las condiciones para
-- Generar electricidad a partir del biogas, el viento, el sol, etc.
-- Reducir el consumo con eficiencia energética 
- La producción en mediana y pequeña escala en el agro no incurre en pérdidas de transmisión ni de interrupciones en los sistemas de distribución 
- Las exportaciones de electricidad a las redes de distribución
-- reducen el incentivo a sacar de servicio el circuito correspondiente 
Ahora entiendo que la solución definitiva a la crisis de electricidad se puede reforzar mutuamente con la transformación necesaria para desarrollar la verdadera revolución verde. Por ejemplo, vislumbro un transporte eléctrico que abastece las unidades de transporte a pie de finca, bombas que se alimentan con la propia electricidad del lugar, pero que tambien puede recibir electricidad de sus cercanías vías las redes de transporte. 
Me parece que este puede ser un tema de elevada importancia para desarrollar el sistema del futuro del país en la era verde y digital, de la energía cara y la información barata, que desplaza a la era negra y análoga, de la energía barata y la información cara, cuyo sistema debemos desmontar.
Aunque "Pepín" Corripio sugiere la agroindustria, hay mucho mayores oportunidades en el sector eléctrico

Debajo de la noticia Las 21 Enseñanzas del Hombre Más rico Dominicano Pepin Corripio, coloqué el siguiente comentario:
En ocasión de lo que relata la noticia Universidad Católica Sto Dgo gradúa 472 profesionales, que dice, por ejemplo, "El discurso central estuvo a cargo de José Luis Corripio Estrada (Pepín), presidente del Grupo Corripio," tuve la oportunidad de escuchar explicaciones sobre varias de esas enseñanzas. Por lo tanto, doy gracias por este relato que confirma la buena impresión general que recibí.

Sin embargo, tengo comentarios sobre algunas enseñanzas, en la que discrepo, aunque me voy a concentrar en la más importante de todas: la #21. Lo hago porqué así como la civilización industrial desplazo la civilización agrícula como la mayor fuente de riqueza, hoy día lo que vengo llamando la civilización sistémica ya está reemplazando la civilización industrial que se sobreexpandió creando la gran crisis ambiental y muchas otras crisis sociales. Una de esas crisis está en nuestras narices desde 1972, cuando la industria eléctrica global perdió la garantía de la energía barata.

Dado que detrás de grandes problemas existen grandes oportunidades, llevo 20 años trabajando en ese tema y puedo asegurar que podemos resolver la crisis de electricidad del país, que es donde entiendo debemos invertir. La crisis perversa de electricidad no se resuelve con el Pacto Eléctrico como está diseñado, porque la Ley de Electricidad y la Estrategia Nacional de Desarrollo van a manterner a los intereses creados en su Zona de Comodidad.

Dicho Pacto necesita ser redefinido para que podamos ir a Donde Sucede la Magia de la innovación institucional. En ese sentido, sugiero que vean, por ejemplo, la nota Reinterpretación al Jobsismo del discurso del presidente Medina del 27 de febrero sobre el Pacto Eléctrico.

yyy