lunes, agosto 29, 2016

Justificación del cambio en la Declaración de Cambridge

Primera actualización. Tuits dan mucha credibilidad a Un País Sin Apagones con matriz de "Demanda, no oferta." Lo que sigue son varios intercambios de tuits que destacan la gran diferencia entre el trabajo de verdad que ha hecho mucha falta y la psicopolítica que que se menciona al final de esta nota. Cualquier aclaración sobrelas imágenes activas, a las cuales se les puede dar retuit, me gusta o ambos a la vez, co mucho gusto la responderemos.

Aprovechamos para recordar que a ese texto le siguió la publicación del GRITO PATRIOTICO POR LA INTERDEPENDENCIA ELECTRICA, publicado a página llena en el Listín Diario del 4 de abril del 1999.










Justificación del cambio en la Declaración de Cambridge

Ing. José Antonio Vanderhorst Silverio, Ph.D.

14 de marzo, 1999

NR: este es el texto del documento original, rescatado de un PDF.del 27 de junio del 2008.

En la elección de una nueva estrategia para tratar de insertar la República Dominicana en la economía global debemos ser muy cuidadosos. Se ha reconocido que la estrategia que estamos siguiendo actualmente y que se asemeja en ciertos aspectos bastante de cerca al neoliberalismo, podría dar lugar a un incremento de la pobreza. Así está sucediendo en la Argentina, donde por ejemplo, la deficiencia en el sistema educativo han llevado a “profesionales” egresados de universidades al desempleo o a labores poco remuneradas.

Es ahí donde acepto que una estrategia que busca la prosperidad a base de un circulo virtuoso es una opción importante que debemos tomar en cuenta en este instante. Sin embargo, es necesaria cierta cautela, porque hay otras opciones del incierto mundo en que viviremos que deberían ser consideradas.

Propongo que se examinen a lo mejor tres escenarios para enriquecer el diálogo estratégico que desarrollaremos en el Equipo de Competitividad, siguiendo el “Arte de la Gran Visión: Planeando el Futuro en un Mundo Incierto” sin necesidad de decidirnos a la carrera por una estrategia particular. El propio Michael Porter, padre de la competitividad ha dicho que el libro de Peter Schwartz, sobre el Arte de la Gran Visión es “Un libro fascinante sobre el arte de revelar perspectivas frescas del futuro, un reto crucial en cualquier organización.”

El Arte de la Gran Visión fue desarrollado por la compañía Shell y fue el instrumento que la llevó a los primeros lugares a raíz de la crisis energéticas de 1970 y 1980.

Los escenarios se emplean cuando hay que tomar una decisión en medio de la incertidumbre. Estos escenarios son de segunda generación, donde se examinan las fuerzas claves que influencian el éxito o fracaso de una decisión importante, identificando ciertos elementos comunes a todos los escenarios y dos o tres factores o tendencias que son los más importantes y los más inciertos. Cualquiera de los escenarios puede convertirse en la realidad, pero el futuro será probablemente una combinación de ellos. Tales escenarios se construyen a base de tramas.

El escenario de la prosperidad se basa en la trama de la “Posibilidad Infinita”, la cual de acuerdo a Schwartz, “se inicia con la percepción de que el mundo se expandirá y mejorará infinitamente. Es una percepción seductiva; bajo su influencia, muchas cosas sucederán que de otra manera no hubieran sucedido. El dinero sale a borbotones para la investigación; la gente gasta en vez de ahorrar para el futuro (como haría bajo la trama de ‘Reto y Respuesta’); la superabundancia prospera en muchas formas. Bajo [Lyndon B.] Jonhson, las posibilidades infinitas produjeron la guerra a la pobreza. Bajo [Ronald] Reagan, los escándalos del Departamento de Desarrollo Residencial e Urbano. La novela de Tom Wolfe “The Bonfier of the Vanities” es sobre lo quebradizo del sentimiento de la posibilidad infinita. No es un accidente que su héroe, el corredor de bonos Sherman McCoy, piensa de él mismo como un ‘Maestro del Universo’ potencial.”

Y Schwartz continua diciendo: “La posibilidad infinita puede ser una historia de seducción, pero no siempre seducción con malos resultados. La industria de la computadora en 1975 fue energizada con la posibilidad infinita. Mucha gente y compañías prosperaron; eventualmente, muchos fracasaron, pero en la totalidad fueron éxito económico sin igual. Xerox no lo vió: sus ejecutivos dijeron, en efecto, ‘no pensamos que hay muchas posibilidades aquí. Nadie querrá estas cosas encima de sus escritorios.’ Ellos estaban, por el contrario, siguiendo la trama de la ‘Evolución’: viendo las computadoras como extensiones naturales del mundo de las máquinas grandes.”

Finalmente, Schwartz concluye: “ La posibilidad infinita es poderosa. En 1950, la mayoría de los americanos no pensaron que, para 1960, ellos vivirían en una sociedad con dos carros por familia con tres garajes, en la cual cualquier americano, se decía, podía tener su propio mini-estado con grama al alrededor. La persecución de la posibilidad infinita hizo el reto posible.”

He querido hacer estas precisiones y ser franco, porque me preocupa el tono que lleva el proceso en cuanto a que ya hemos tomado una serie de decisiones de consenso. Sin querer ser más sabio que nadie considero que es prematuro. Estoy plenamente de acuerdo en que en dos días no hemos podido considerar todas las estrategias y menos limitarnos a un modelo muy interesante con el sano propósito de buscar la prosperidad.

Para componer escenarios, Schwartz presenta en su libro como las tres tramas principales, las de “Ganadores y Perdedores” (que es la que estamos viviendo actualmente), la de “Reto y Respuesta” y la de “Evolución”, pero presenta también otras tramas comunes, tales como “Revolución”, “Ciclos”, Posibilidad Infinita”, “el llanero solitario” y “mi generacion”.

Durante mucho tiempo he seguido sin saberlo la trama de la “Posibilidad Infinita”. Esto se explica en mi educación en la Universidad de Cornell donde recibí los grados de B.S., M.S. y Ph.D. En mi 1980 presenté ante el CODIA una charla sobre eficiencia en la industria, donde el principal elemento era la innovación. Desde 1982 he dictado en INTEC un curso de Introducción a la Ingeniería, cuyo objetivo ha sido introducir a mis estudiantes en el diseño multidisciplinario de productos. En 1984 recomendé en la Academia de Ciencias la creación de un sistema nacional de innovación. Un honorable economista me dijo al concluir mi discurso que estaba perdiendo mi tiempo.

A inicios de 1990 y a solicitud del entonces Rector de Intec, Rafael Marión Landais, redacté un artículo profundo donde presenté una solución de ganar o ganar (Win-Win) para desarrollar las relaciones productivas entre la industria y la universidad. Nadie me hizo caso tampoco en el país, sólo unos cuantos extranjeros que escucharon mi presentación en el Simposium de UPADI ofrecieron comentarios favorables.

Primera actualización.




Justificación del cambio en la Declaración de Cambridge

En 1996 presenté una visión estratégica de cómo abordar el problema de la electricidad. Insistí en 1998 durante el diálogo. Insistí de nuevo este año y nadie reacciona. Quise presentarla a nivel personal en Boston y para mi sorpresa hubo una reacción negativa fuertísima por parte de algunos de nuestros “democratas”, quizás por ese grave problema que tenemos los dominicanos de una baja autoestima.

La razón por lo que quería presentar mi propuesta de un detallista de servicios públicos es porque en nuestro país hay un cluster emergente en el sector eléctrico. En dicho cluster participan los suplidores de materiales eléctricos, las empresas distribuidoras no tienen todavía intereses creados en comercialización y los inversionistas extranjeros tendrían un campo de acción que no tienen en sus lugares de origen para desarrollar el concepto que es como se va a comercializar la electricidad en el futuro, cuando penetren las tecnologías solares a nivel de las residencias. Resulta que en Santo Domingo como un producto positivo de la negativa crisis de electricidad hay todas las condiciones para que empresas dominicanas e inversionistas desarrollen un negocio incipiente, ya que hay pocos lugares en el mundo con las condiciones para crear una competencia en comercialización como las que nosotros tenemos. Por ejemplo, la generación particular de electricidad está altamente desarrollada en el país, a nivel de plantas diesel, de gasolina e inversores. La estrategia que se está siguiendo en el sector de electricidad no le da a los dominicanos la oportunidad de una participación suficiente para que generen nuevos negocios con alto valor agregado. Esta es sólo una pincelada. Para hacer justicia a mis planteamientos tendrían que leer los documentos que he desarrollado durante estos últimos 4 años.

Es por todo lo anterior que estoy convencido de que hace falta que los dominicanos y dominicanas, políticos, empresarios y comunicadores sociales, hagamos trabajo de verdad y nos dejemos de emplear una altísima proporción de nuestro tiempo en la psicopolítica.

Aunque me identifico plenamente con las ideas de la “Posibilidad Infinita” tengo grandes dudas sobre si el país está preparado para sacar provecho de ella. Viendo lo que sucede en el mundo representado por la crisis asiática quedarnos con un solo escenario podría ser fatal.

yyy