martes, abril 24, 2012

La Educación Para la Prosperidad Requiere Hacer Camino al Andar

“Caminante son tus huellas El camino nada más;
caminante no hay camino se hace camino al andar.”
Antonio Machado

Como se describe en el reportaje de la revista The Economist, sobre La Tercera Revolución Industrial, (enlace añadido el 14 de mayo, 2012) que contiene varios artículos, el mundo que nos ha tocado vivir está en los albores de grandes oportunidades. Sin embargo, necesitamos estar conscientes de cuales son esas oportunidades lo más pronto posible.

En ese sentido, sugiero que contrastemos lo que aparece en el artículo El Segundo Congreso Industrial, en que el economista Roberto Despradel expresa que “El sector se planteó unas metas retadoras, pero alcanzables para los próximos cinco años: lograr incrementar las exportaciones de US$8,500 millones a US$20 mil millones, crear  200 mil nuevas fuentes de trabajo, aumentar el número de industrias de  7,000 a 10 mil, e incrementar de 200 a 500 las empresas que exportan más de un millón de dólares anuales.”

Mi humilde preocupación es que esas metas son fruto de un consenso en vez de lo que aparece en la larga nota Cambiemos el Modelo Económico con Una Actitud Científica Orientada a la Acción. En ese sentido, por ejemplo, la creación de 200 mil nuevas fuentes de trabajo no parece razonable de acuerdo a lo que entendí del Economíst, que lamentablemente ha salido a relucir justo después que terminara el referido congreso.

Argumento, muy respetuosamente, que el reportaje del Economist se acerca mucho más a la Visión Compartida de Futuro del Grupo Millennium Hispaniola, que elaboramos con la colaboración de destacadas personalidades a finales del año 2009. Dicha visión se inicia con:

De acuerdo a la Dra. Carlota Pérez, las grandes oleadas tecnológicas NO SOLO AGREGAN nuevas industrias, como las de las información y las telecomunicaciones.
TAMBIÉN PRODUCEN:

• El rejuvenecimiento de todas las industrias pre-existentes
• Un cambio significativo en la conducta social
• Un cambio radical en los patrones de inversión
• Profundos cambios institucionales

Conforme a la visión compartida del GMH podemos empezar con una estrategia orientada al mercado global, centrada en el rejuvenecimiento de la educación, la electricidad y la salud, desplegando el potencial de las tecnologías de información y telecomunicaciones a esos sectores. Con ello se pretende un cambio radical en la cultura de dichos sectores, con una recomposición institucional que facilite la inversión productiva a largo plazo local y extranjera que los transforme en nuestras principales marcas-país.

Mirando más allá de cinco años, la lucha por el 4% para la Educación puede tener un efecto muy positivo para dotar a la gente de oportunidades de superación en ese nuevo mundo. Sin embargo, sigo preocupado también, por lo que sugerí hace un año en esa larga nota que se queda aparentemente muy cercana al corto plazo, cuando la educación es eminentemente una tarea de largo plazo:

Un examen de la campaña “4% del PIB ¿Para qué?” revela lo poco ambicioso que es el movimiento “4% Para Una Educación Digna,” al basarse en creencias obsoletas que se contentan con soluciones del pasado:

• Contratar más maestras y maestros, ya que hacen falta alrededor de 58,000.
• Construir 10,000 nuevas escuelas y rehabilitar 12,000 aulas actualmente en mal estado.
• Dotar los centros educativos de agua potable, instalaciones sanitarias, bibliotecas, áreas deportivas y recreativas.
• Fortalecer la formación de docentes y el pago de salarios dignos.
• Suministrar los recursos didácticos, material gastable, mobiliario y equipos necesarios.
• Proveer un adecuado desayuno escolar.
• Incorporar a 632,000 niñas, niños y adolescentes que están fuera del sistema educativo.

Ligando la cita de Machado, que resulta obvia, con lo que digo a seguidas, creo haber encontrado una forma simple de transmitir el mensaje de que podemos hacer para dar el mejor uso a los fondos asignados a la educación. En un mundo que para ayudar a desarrollar el país y su gente creo que puede ayudar lo que sugiere en su muy oportuno libro, “Decálogo del Caminante,” el escritor y ex-ministro de trabajo de España, Manuel Pimentel.

Debo admitir que solamente escuché la entrevista que le hicieron Juanjo y Marta en el programa Para Todos la 2 del canal rtve del 23 de abril del 2012. No obstante, ese hecho no me impide desarrollar mi conjetura. Basta conocer que, de forma muy apropiada, Pimentel clasifica la población en Zombies, Turistas y Caminantes, con 60%, 35% y 5%, respectivamente. Me parece que nuestros porcentajes tienen más Zombies, más Turistas y menos Caminantes, pero sugiero más adelante que para cambiarlos vamos a necesitar mucho más que educación.

Entre varias cualidades, Pimentel dice que los Zombies son aquellas personas que no tienen metas, ni ideales. Siguen a la mayoría y se mueven por instintos muy básicos. Él dice que uno mismo nunca se ve como un Zombie, pero que estos tienen una vocación muy tenaz a serlo y que lamentablemente ese porcentaje está creciendo. En cuanto a los Turistas, el los describe simplemente como gente más inquieta que le gusta lucir y presumir. Parece que hace falta que vía la educación surja un cambio de valores.

Siendo evidentemente los protagonistas de su libro, los Caminantes tiene una noción más trascendente del camino; son capaces de verse desde fuera; plantean no solamente el cómo, sino sobre todo el para qué y el porqué. Creo que Machado podría decir que los Caminantes son los que con su andar hacen las huellas del camino al desarrollo.

Creo también que el filosofo americano Charles Sanders Peirce le agregaría que para poder realizar ese desarrollo, los Caminantes necesitan emplear simultáneamente el pensamiento lógico, el sentimiento estético y la acción ética. En sentido amplio, los Caminantes son personas con una actitud científica orientada a la acción, como se explica en la larga nota ya mencionada de la cual extraemos lo siguiente:

¿Qué envuelve una actitud científica para la acción? La vieja creencia de que “…el pasado es la base del futuro…” es obsoleta, porque supone que las lecciones para avanzar sólo vienen del pasado para afectar el presente, basándose en las lógicas de la inducción y la deducción. Pierce, el padre de la semiótica moderna, descubrió la abducción o lógica de la sorpresa que supone lecciones para avanzar que vienen del futuro para modificar el presente, por medio de una actitud científica para la acción.

Sugiero que la clasificación de Pimentel refleja muy bien la población que se necesita educar y puede ser un elemento clave para iniciar una transformación hacia el desarrollo con una actitud científica orientada a la acción. Simultáneamente, es necesario usar esa actitud para crear el ambiente propicio para lograr el mayor rendimiento de la inversión en educación, para lo cual es imprescindiblemente necesario un cambio en el sistema de gobierno.

El cambio de sistema de gobierno debe empezar por reducir significativamente los incentivos que tienen los Turistas, especialmente, por ejemplo,  los políticos cuyo objetivo es lograr un puesto en la administración pública. Esa para mi es la principal fuente de la corrupción sistémica que vive el país. Todos los Turistas se nutren de una economía de consumo a la que los Caminantes que contribuyen al desarrollo en ocasiones no pueden acceder. Los estudiantes necesitan conocer y emular el ejemplo de los mejores Caminantes.

Para que una economía sea sostenible, es necesario que exista un equilibrio entre Caminantes y Turistas. Un desequilibrio explica el gran consumo de los Turistas de bienes innecesarios impulsados, entiendo que más que todo es resultado de la ignorancia o la falta de educación. El argumento que esgrimo es el de impulsar la inteligencia espiritual de la gente, para que equilibren el consumo de bienes materiales con el consumo de servicios culturales de parte de los Turistas. Yo sé que es fácil decirlo, pero muy difícil aplicarlo.

Usando la analogía que puso de moda el consultor a la competitividad sistémica Villarreal, en vez de comportarse como los Caminantes, que se ponen en formación como los gansos, muchos Turistas se comportan como cangrejos en una cubeta para halar a los caminantes hacia el fondo del recipiente. Para desarrollar el país es necesario cambiar el sistema de gobierno de forma que se reconozca el esfuerzo de los Caminantes. Si entiendo bien, un propósito de la educación no menos importante sería reducir la gran masa de Zombies que tenemos en el país, para que tengan oportunidades para desarrollarse.

1 comentario:

José Antonio Vanderhorst Silverio, PhD dijo...

Después de publicar esta nota, quiero aplatanar a los Zombies y Turistas. ¿Qué les parece Desrumbaos, en vez de Zombies, por aquello de que no tienen rumbo, por falta de educación? ¿Qué les parece Garatas, por aquello de Martín Garata, en vez de Turistas?