martes, septiembre 02, 2014

¿Estará la corrupción sistémica llevando la Eurozona a la Segunda Edad Media?

Primera actualización: ¿Podrán los que apelan a la imagen del 15-M llevar la Eurozona a la Edad Dorada? Este escenario de la Edad Dorada, que se basa en la nota ¿Deberían los que apelan a la imagen del 15-M crear el futuro para los Indignados de Clase Media global?, complementa el escenario de esta misma nota ¿Estará la corrupción sistémica llevando la Eurozona a la Segunda Edad Media? Es importante observar que en el trasfondo de este fondo hay otras informaciones importantes que llegaron posteriormente para apoyar esta nota y su actualización. Dado que este fondo es parte de una colaboración de calidad, sugiero que lo consideren al menos en su totalidad.



Quiero resaltar algo clave del video de la Dra. Carlota Pérez, donde dice: "... normally the State steps in and favors production capital instead of finance, because by that time you already have the giants.  I mean there's Google, there's INTEL, there's Microsoft; they're all there already those are the engines of growth but they're also the transformers of every other industry." Ese algo es como "el Estado entra en acción (the State steps in)."

Como ella ha desarrollado la 5ta revolución tecnológica de la civilización industrial, interpreto que su llamado a la Edad Dorada no ha sido escuchado por los gobiernos para cambiar de escenario, por la enorme influencia de la corrupción sistémica que es parte integral de la democracia representativa que sigue basada en el pensamiento Cartesiano. Sugiero que ese llamado necesita cambiar con la 4ta revolución de la información que impulsa la civilización sistémica, porque con el paso del tiempo los mercados tradicionales (incompletos) se han vuelto mediocres por la creciente corrupción sistémica que impulsa el capital financiero de corto plazo como si en el mundo no hubiera futuro para poder impulsar el capital productivo de largo plazo.

Al invertir el rumbo hacia la Edad Dorada, es ese el futuro disponible para impulsar dicho capital productivo que parte de su 1ra revolución tecnológica de la civilización sistémica, que se basa en el pensamiento sistémico e involucra mercados sobresalientes donde los clientes finales de los mercados ya completos (por ejemplo, via redes sociales) ofrecen la oportunidad de apalancamiento sistémico positivo impensable en la civilización industrial. Amparado en el axioma del pensamiento sistémico, "mientras más sistémico, más local," la Eurozona tiene en España, en los seguidores del 15-M el gran potencial para transformar el Estado empezando en las próximas elecciones.

Aunque sea un poco repetitivo, a modo de ejemplo de dichos escenarios, aprovecho para dar a conocer dos comentarios (ligeramente editados) que coloqué debajo de la noticia publicada ayer en El País Más de 3,7 millones de parados no perciben prestación alguna:
¿Qué futuro le espera a los parados?¿No fue esa misma la pregunta que originó el 15-M? He reconocido dos escenarios: uno sin futuro y otro con futuro. El primero es el de la democracia representativa que está dominada por la corrupción sistémica que lleva a la 2da Edad Media, con un gran paro. El otro escenario es el que emocionalmente identificaron los del 15-M, pero que ha generado dos partidos y una plataforma que están metidos en participar equivocadamente en la democracia representativa. Ese otro escenario que sí tiene futuro es el que lleva a la Edad Dorada con la democracia directa. En ese sentido, hoy elaboré la nota "¿Deberían los que apelan a la imagen del 15-M crear el futuro para los Indignados de Clase Media global? Espero que la lean y opinen al respecto.

Más sobre "¿Qué futuro le espera a los parados?" En Twitter me escriben "Si no se trata ni de derechas ni izquierdas es mas el sentido común y poner unas reglas a la banca y ttip que nos quieren timar aun mas." Esto le respondí: "Esa justificación es cierta, pero puede llevar al autoengaño de la redistribución del dinero, que deja el rumbo en la dirección de la 2da Edad Media. Se necesita una transformación estructural que cambie el rumbo hacia el escenario de la Edad Dorada."
En tal sentido, ojalá que para beneficio de la humanidad los partidos Podemos y Ciudadanos, así como la plataforma  Ahora en Común, se alinien hacia el futuro que presenta la mencionada Edad Dorada y por tanto no desperdicien la crisis. Igualmente, ojalá que los dominicanos tampoco desperdicien su crisis de electricidad que los está llevando hacia dicha 2da Edad Media.

¿Estará la corrupción sistémica llevando la Eurozona a la Segunda Edad Media?
"El problema central de la economía no es de equilibrio, sino el cambio estructural. Esto llevó luego al famoso teorema de Schumpeter sobre el innovador como el verdadero sujeto de la economía. "
“… cada vez es más claro que es Schumpeter quien dará forma al pensamiento e informará las preguntas de la teoría económica y la política económica para el resto de este siglo, si no fuera por los próximos 30 o 50 años.”
-- Peter Drucker, “Schumpeter y Keynes,” 23 de mayo de 1983.
Antes de pasar a desarrollar lo que sugiero significa corrupción sistémica, quiero reconocer los grandes aportes especiales del finado Peter Drucker, la Dra. Carlota Pérez, el periodista Steve Denning, a quienes cito abajo, que igual que yo comulgan con las ideas de Schumpeter, en vez de las de Keynes, para la situación de cambio que vive el mundo en la actualidad. Hago esto también extensivo a Jim Collins, el mejor alumno y ahora heredero de Drucker en el liderazgo de la gestión empresarial, así como a John Micklethwait y Adrian Wooldridge –- editores de The Economist, por su intento con La Cuarta Revolución, como se puede desprender de la serie de notas anteriores a este artículo, que comprenden de forma integral un interés especial por la conversación sobre posibilidades a un mundo mejor. Aunque no los menciono, debo mucho a otros grandes autores. 

En vez de estar orientado a ser un debate, del que se aprende solamente del pasado, la intención de este artículo es provocar un diálogo generativo, donde se pueda aprender también del futuro emergente. Por eso, agradecería la colaboración de aquellos entendidos que tengan la posibilidad de sugerir mejoras, especialmente de caracter diplomático, para que el mismo pueda servir su cometido.

Pasemos a dicho significado. Interpreto que el artículo por Steve Denning, Why Financialization Has Run Amok (algo así como porque la financialización lo está destruyendo todo) trata de la “financialización excesiva” de la economía y del “poder desbalanceado” del sector financiero sobre la forma de pensar de los administradores. No cabe duda que esa situación se debe a la gran influencia que ha ejercido Keynes durante este largo proceso en que los gobiernos tratan de balancear la economía sin considerar la gran importancia decisiva que tiene el verdadero cambio estructural, aquel que se abre a la creación creativa y genera empleos dignos, para salir de la crisis.

Debajo de ese artículo, publicado el 3 de junio del 2014, en la revista digital de Forbes, que reseña el artículo de Gautam Mukunda “The Price of Wall Street Power (el precio del poder de Wall Street)," publicado como parte del punto de mira “Are investors bad for Business? (¿Son los inversionistas malos para los negocios?)” en tres artículos de la edición de junio 2014 del Harvard Business Review. Sin ser menos importante, al final aprovecharemos otro de esos artículos. Denning incluye un apartado titulado “Influencia indebida, no la corrupción,” que empieza así:
“¿Entonces por qué los gerentes toman decisiones que saben que están mal?," pregunta Mukunda. Su respuesta viene en dos palabras: "poder desequilibrado." La financiación es "tan poderosa que domina cómo una sociedad entera piensa en sí misma." En efecto, los administradores ya no saben lo que está mal.
Al respecto, le escribí lo siguiente (que traduzco del inglés, en las citas de Drucker,  aquí y en otras ocasiones abajo sin necesidad de repetirlo):
Estimado Steve Denning,  
En cuanto a la "influencia indebida, no la corrupción," está claro que cada administrador por sí mismo no es corrupto. Pero, cuando los consideramos como parte del sistema de influencia, ¿podemos aún concluir que no hay corrupción sistémica?” 
Por lo crucial que es esa pregunta, se la hago también a los entendidos. Ahora bien, esto fue lo que él me contestó:
Estimado José A Vanderhorst,  
Yo estaría de acuerdo. Cada administrador no es personalmente corrupto, pero hay no obstante como dices “corrupción sistémica.”
En su artículo del 28 de agosto del 2014, The Shame Of Labor Day (la vergüenza del día del trabajo), Denning actualiza con mucha certeza la crisis que afecta desde luego también a los trabajadores de los Estados Unidos, en ocasión de su día. Siendo muy importante destaco primero lo que dice sobre el apoyo político: “… es erróneo pensar en esto como un problema de los ejecutivos individuales actuando con avidez por su cuenta. Su conducta era parte de un gran cambio político.”

Lanzo la siguiente pregunta a los entendidos: ¿Se daría ese gran cambio cuando Drucker no fue escuchado sobre la importancia de preferir a Schumpeter en vez de Keynes? En el sentido sistémico de ese cambio, Denning describe, por ejemplo, con más detalle el referido sistema de influencia:
Tampoco es justo para ver el problema de la recompra de acciones como un problema solo de comportamiento de los CEOs. En un sentido, los CEOs están actuando racionalmente, dados los incentivos y desincentivos creados por las interacciones en los comportamiento de los directores financieros, el mercado de valores, inversores institucionales, escuelas de negocios, analistas, medios de comunicación empresariales y políticos. Ellos cosechan enormes beneficios en actuar de la manera que están actuando y pueden sufrir castigo abrupto por sacudir "el sistema."
Ese fue precisamente el castigo que recibió, por ejemplo, Arnaud Montebourg, el exministro de Economía de Francia, y porque no, el que he venido padeciendo humildemente también. Es así que, como cosecha temprana de este artículo, podemos destacar que son los incentivos y los desincentivos los que tienen que cambiar en la Eurozona y desde luego en otras partes del mundo.

Es aquí donde cabe lo que aparece en el artículo Los empresarios reciben con cerrados aplausos al nuevo Gobierno francés, por Carlos Yárnoz, de quien seguimos aprovechando sus oportunos informes. El escribe que “tras el primer Consejo de Ministros del nuevo equipo, el jefe del Ejecutivo, Manuel Valls, aseguró ante cientos de empresarios que mantendrá las prometidas rebajas de 41.000 millones a las compañías porque ‘no hay empleo sin empleadores’ y porque ‘la vuelta al crecimiento pasará primero por las empresas.’” No cabe duda la influencia de Keynes en ese planteamiento.

Contrario a Keynes, que sugiere que los gobiernos, incentiven con dinero a los empresarios, en las notas precedentes a este artículo lo que se sugiere es seguir la cita de Dee Hock que introduce la nota Cumbre en Eurozona para pasar a la civilización sistémica, para reestructurarla. Agrego algo más al final que parece contra intuitivo como sucede con el pensamiento sistémico.

Denning agrega que:
El problema es que "el sistema" está llevando al declive económico real continuo, una vez que te quedas detrás de la celebración de las utilidades construidas con "ingeniería financiera." El cambio exigirá un desplazamiento fundamental en los valores organizacionales, sociales y políticos. 
Con base a la serie de notas que preceden, por ejemplo, La Eurozona seguirá en el Ciclo Fatal, tratando de reducir la certeza de la misma, hago a los entendidos la pregunta: ¿Será la corrupción sistémica la que mantiene la Eurozona en el Ciclo Fatal?

Continuando ahora con la segunda parte del título de este artículo, regreso a la primera nota de la serie. Por ejemplo, en respuesta a una oposición a la nota Pasemos a la civilización sistémica respondí que la alternativa que vislumbré a la civilización sistémica es la Segunda Edad Media que ya está progresando. Esa es una afirmación cuyo sustento también puede verse en el texto de la nota 4 min Video Dr. Carlota Pérez: we may miss a Golden Age (algo así como ‘video de 4 minutos de la Dra. Carlota Pérez: podemos desperdiciar una Edad Dorada.’) La traducción de dicho sustento dice:
Llegué a una conclusión similar en una presentación en español en la Academia de Ciencias de la República Dominicana dos semanas más tarde, pero he estado siguiendo a la Dra. Pérez desde hace bastante tiempo. 
Observé un escenario de una Segunda Edad Media. La razón es la gran demora entre la Primera Ola y la Segunda Ola de Alvin Toffler, basada en la influencia de Aristóteles. Ahora tenemos la influencia de Descartes en la Segunda Ola y mucha miseria en gestación si no llega la Tercera Ola a tiempo.
En esos pocos minutos, Carlota sintetiza magistralmente sus excelentes investigaciones socio-económicas, sobre la recurrencia de las revoluciones tecnológicas. Ella dice, por ejemplo, que esas cuatro revoluciones que documentó, se dividen en dos grandes períodos de como de 20 a 30 años, separados por un lapso de uno o más colapsos, en que aparecen recesiones, depresiones, etc.

En el primer periodo, que llama instalación, finanzas es que manda. En el segundo, que llama despliegue, en que surgen Edad Doradas que ella menciona, quien debe mandar es el Estado para favorecer el capital de producción. Ella dice que ahora se necesitan reglas para salvar el planeta y la economía.

Ella es la fuente de mis sugerencias sobre pasar del capital financiero de corto plazo al capital productivo de largo plazo. En ese video, publicado en YouTube en julio 11, de 2012, anticipó (creo que a todos) diciendo que por ser las finanzas tan poderosas no hay garantía de que ocurra dicha Edad Dorada. Aunque Carlota escribió sobre la Quinta Revolución Tecnológica, de la civilización industrial, en el resumen del artículo de fondo A complete and fully functional electricity restructuring proposal, de noviembre del 2013, que sirve, por ejemplo, sobre como diseñar mercados sobresalientes, dije, por ejemplo, lo siguiente:
La reestructuración adecuada del sistema de electricidad es un componente clave del subsistema de la reestructuración del sistema de la sociedad global adecuada necesaria para entrar en la Era Dorada de la primera revolución tecnológica de lo que este autor conjetura es una civilización sistémica. Desde una perspectiva heurística de la arquitectura de sistemas, esa Era Dorada será el resultado de la creación de valor generada por el diseño de un sistema socioeconómico de alta complejidad del que ninguno de los subsistemas por sí solo es capaz de proporcionar. Dicho valor es el resultado de las relaciones entre los subsistemas de la sociedad mundial.
En ese artículo agrego “Ahora es el escenario de Descartes que se sustituye por escenario el gran filósofo estadounidense Charles Sanders Peirce,” como se puede ver en la conferencia de la Academia de Ciencias. Esas alternativas se pueden ver también desde otro ángulo complementario en el otro artículo del punto de mira ¿Son los inversionistas malos para los negocios? Escrito por Clay Christensen y Derek van Beber, “The Capitalist’s Dilemma (El Dilema de los Capitalistas),” que Denning comentó y refirió a la reseña que sobre el mismo había hecho en junio. El subtítulo es: “el poder del sector financiero puede tener efectos dañinos no intencionados en la toma de decisiones de los ejecutivos – pero hay formas de mitigar el daño.”

De acuerdo al resumen de ese artículo: "Este es el dilema del capitalista: hacer lo correcto para la prosperidad a largo plazo es la cosa incorrecta para los inversionistas, según las herramientas que orientan las inversiones. Esas herramientas, sin embargo, se basan en la suposición sin examinar: que el capital es escaso, y que el desempeño debe ser evaluado por la eficiencia con que las empresas lo utilizan. La verdad es que el capital ya no escasea, y nuestras herramientas necesitan ponerse al día con esa realidad.”

Los autores argumentan que “las herramientas que usamos para guiar las inversiones son ciegas a las mejores oportunidades para crear trabajos y nuevos mercados. Al igual que Steve Denning, mucho más que las herramientas, lo relevante es la necesidad de cambiar la forma de la pensar. La Dra. Pérez ya había adelantado esa necesidad. Sin embargo, esos destacados autores se han adentrado a ofrecer reglas simples (no simplistas) con su nueva teoría sobre como aplicar incentivos y desincentivos, por ejemplo, para impulsar el capital productivo a largo plazo.


4 comentarios:

Adrián Calvo dijo...

Estimado José A Vanderhorst,

En línea con lo que comenta en el presente artículo me viene a la mente un artículo publicado en la sección "Business and government" de The Economist en marzo de 2014. El título del mismo, "The new age of crony capitalism", constituye un reclamo a la humanización del sistema, haciéndolo más social y menos corrupto -en términos sistémicos-.

Como escribieron Rajan y Zingales en la University of Chicago Booth School of Business, la cuestión es "Salvar el capitalismo de los capitalistas".

Un saludo,

Adrián Calvo
Escritor en www.thespeedynews.blogspot.com

José Antonio Vanderhorst-Silverio dijo...

Que agradable sorpresa. Este comentario no lo respondí. Creo que la primera actualización que permite impulsar la democracia directa para salvar el capitalismo (y también el socialismo que le permite privatizar las ganancias y socializar la pérdidas con la corrupción sistémica) de los capitalistas.

Franklin Olivo dijo...

Excelente Articulo.

Me gustaría ver una presentación sobre este tema en el IEEE PES.

José Antonio Vanderhorst-Silverio dijo...

Traté de colocar lo que sigue en una discusión del Grupo de la SSRD del IEEE y fue movido a una promoción, donde lo puedes ver. La misma se inicia así:

Ver el tercer comentario colocado debajo de la nota ¿Estará la corrupción sistémica llevando la Eurozona a la Segunda Edad Media?...
Dicha nota tiene ahora la "Primera actualización: ¿Podrán los que apelan a la imagen del 15-M llevar la Eurozona a la Edad Dorada? Al final de esa actualización dice: "En tal sentido, ojalá que para beneficio de la..