viernes, febrero 25, 2011

La Estrategia Nacional de Desarrollo y la Sugerencia de Cambio a la Política Energética

La Estrategia Nacional de Desarrollo y la Sugerencia de Cambio a la Política Energética

Por José Antonio Vanderhorst Silverio, Ph.D.
Consultor Sistémico: Electricidad
25 de Febrero, 2011

La sugerencia de un cambio en la política energética responde a la nota ¿Pondremos la Educación y/o la Electricidad en el Núcleo o en el Contexto de la Estrategia Nacional de Desarrollo? Para resolver de forma definitiva nuestra crisis sistémica que lleva medio siglo, la sugerencia es realizar un cambio de la política energética que saque la electricidad del contexto y la ponga en el núcleo de la End.

De acuerdo a la noticia de S. Arias y R. Mateo, publicada hoy en Diario Libre, el “Presidente Fernández tiene listo el discurso de rendición de cuentas.” Agregan que “el mandatario trabaja en la revisión y corrección del texto.” Dicen además que “… estaría centrado en una defensa a su política económica.” Como verán, dicha sugerencia al Señor Presidente es que pondere también un cambio de su política energética tomando en cuenta el conocido efecto sistémico de la “realimentación compensadora” que explico más adelante.

Arias y Mateo adelantan que “Leonel Fernández aprovechará su visita al Congreso Nacional para someter” entre otros proyectos de ley “… la Estrategia Nacional de Desarrollo (END) a 20 años.” Para justificar mi sugerencia, concentro la atención en la aplicación de las leyes de La Quinta Disciplina, destacando las dificultades que enfrenta la política energética que necesitan considerarse en la END.

El témpano sistémico que corresponde a las mencionadas dificultades sale a flote en la reciente discusión en que se echan mutuamente la culpa los directivos de la Superintendencia de Electricidad (SIE) y la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE). Veamos:

De acuerdo a la noticia “CDEEE enfrenta a la Superintendencia por crítica a las Edes,” publicada ayer por José Javier, “El vicepresidente de la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE), Celso Marranzini, acusó ayer a la Superintendencia de Electricidad de bloquear el trabajo que realizan las empresas distribuidoras… El funcionario respondió así preguntas en torno al reclamo que hizo el superintendente de Electricidad, Francisco Méndez, para que se deje trabajar con libertad a los administradores de las distribuidoras y puedan superar el déficit financiero que arrastra el sector.”

Aunque todas las leyes de La Quinta Disciplina aplican, tomaré la segunda y la última, que aparecen en las páginas del libro del mismo nombre, escrito por Peter Senge para conocer que nos trae el referido témpano sistémico. La segunda ley dice que “Cuanto más se presiona, más presiona el sistema.”

Senge explica que “En Rebelión en la Granja, de George Orwell, el caballo Boxer siempre tenía la misma respuesta a cualquier dificultad: ‘Trabajaré con mayor empeño.’ Al principio, su bien inspirada diligencia inspiraba a todos, pero gradualmente su empeño comenzó a tener efectos sutiles y contraproducentes. Cuanto más trabajaba, más trabajo había. Boxer ignoraba que los cerdos que manejaban la granja los estaban manipulando para su propio provecho. La diligencia de Boxer ayudaba a impedir que los demás animales vieran lo que hacían los cerdos. El pensamiento sistémico tiene un nombre para este fenómeno: ‘realimentación compensadora.’ Hay realimentación compensadora cuando las intervenciones bien intencionadazas provocan respuestas del sistema que compensan los frutos de la intervención. Todos conocemos la sensación de enfrentar la realimentación compensadora: cuando más presionamos, más presiona el sistema; cuando más esfuerzo realizamos para mejorar las cosas, más esfuerzo se requiere… Los ejemplos de realimentación compensadoras son innumerables…”

Peter Senge en la última ley (la #11) dice claramente que "No hay culpa." Senge explica que "Solemos culpar a las circunstancias externas por nuestros problemas. "Alguien - los competidores, la prensa, el ánimo inconstante del mercado, el gobierno - nos perjudicó. El pensamiento sistémico muestra que no hay nada externo: nosotros y la causa de nuestros problemas formamos parte de un solo sistema. La cura radica en la relación con nuestro "enemigo."

2 comentarios:

EdisonRM dijo...

Buenos dias Jose Antonio, me parece que el articulo toca directamente un punto critico de nuestra sociedad.

Somos un sistema.
La presion del sistema para que sigamos dando mas, recibiendo menos y protestando mucho menos, es alta.

Eso esta obligando a soluciones importadas o nacionales pero en general asociadas a esa inventiva proactiva de nosotros los dominicanos.:

1. sicariato.
2. lavado especializado
3. secuestros, delincuencia en aumento
4. protestas en cualquier nivel de la sociedad.
5. penetracion de los `malos`a las instituciones.
6. por ultimo, vi algo que me asombro...... la vuelta a las `cadenas` piramides... o como se llame. ejemplo simple de lavado y de engaño con sueños a un pais que va a oir sobre una estrategia nacional de desarrollo que no tiene en su core basico: Energia y Educacion.

Gracias por tu aporte a la conceptualizacion de un esquema de desarrollo de nuestra sociedad, el cual debe basarse en el pivote de la : ENERGIA. en todas sus formas y variantes, especialmente aquellas que no sean tan onerosas para nosotros como las que dependen directamente del petroleo.

José Antonio Vanderhorst Silverio, PhD dijo...

Muchas gracias Edison por tu apoyo.

Concuerdo contigo en la necesidad de mirar el sistema de nuestra sociedad, la República Dominicana, que es el que nuestro Presidente tiene a cargo y sobre el cual parece que va a lanzar una Estrategia Nacional de Desarrollo.

Concuerdo en que el deterioro presenta los 6 puntos que identificas, algunos de los cuales son recientes y otros no menos corruptivos han participado en el medio siglo.

El Dr. Fernández necesita tomar muy en cuenta la “realimentación compensadora,” para cambiar el sistema y ponerle cascabel a los cerdos-gatos, que manejan la granja manipulando el sistema para su propio provecho.