miércoles, agosto 15, 2012

La electricidad en la antesala del nuevo gobierno

Los tres primeros párrafos de plan de gobierno que se instalará mañana, son anticipados por el Editorial del Listín Diario En la antesala del nuevo gobierno:

“El licenciado Danilo Medina toma posesión mañana como Presidente de la República con un portafolios muy puntual de las medidas que piensa impulsar en sus primeros cien días de mandato.”

“Coinciden, en su mayoría, con las que figuran en las agendas de las medidas posibles o deseables que han sugerido distintos sectores de la sociedad.”

“Y que, en definitiva, podrían resumirse en cuatro aspectos básicos e impostergables: la necesidad de conferir al sistema educativo mayores recursos (4 porciento del Producto Interno Bruto) en el nuevo presupuesto; aumentar la oferta de energía eléctrica y corregir las distorsiones tarifarias; minimizar el déficit del Estado mediante una combinación de medidas de ahorro y de políticas de estímulo a la producción y la exportación y poner control al ambiente de inseguridad ciudadana.”

De esos cuatro aspectos, el que se refiere al sector eléctrico es sumamente contrario al bienestar de la población. Ese aspecto se basa en el engaño de que la energía barata es una opción. En realidad es fácil comprobar que amparados en ese engaño, los generadores del Acuerdo de Madrid y los clientes no regulados son altamente subsidiados por el Estado dominicano. Ese subsidio es el resultado de poner de forma administrativa un tope a los precios mayoristas, que los hacen artificialmente bajos en muchas horas del año, especialmente cuando hace falta capacidad en dicho mercado.

En vez de ese engaño, existe la oportunidad de reactivar la economía dominicana, generando nuevos negocios y sus correspondientes empleos, no solo durante el período 2012-2016, sino por mucho más tiempo. Lo que hace falta es aprovechar la señal real de los precios de la energía para invertir en la reducción de la demanda y equilibrarla con la oferta. Todos sabemos que las distribuidoras han sido incapaces de reducir el hurto de la electricidad porque como monopolio siempre pueden acudir al presupuesto de la nación. La solución está en desconectar el sector eléctrico del presupuesto.

Pero es con base al engaño de la energía barata que se argumenta la necesidad de aumentar la oferta de energía eléctrica, cuando esos clientes no regulados disponen de suficiente capacidad para autoabastecerse cuando los precios reales del mercado mayorista suben por encima del tope. Visto de esta manera, queda en evidencia que no es verdad que hace falta aumentar la oferta de energía eléctrica.

El excesivo riesgo que involucra el aumento de generación fue el incentivo que originó el Acuerdo de Madrid y cerró el mercado. Ese acuerdo se aprovechó de contratos a largo plazo para obtener rentas del tope del precio mayorista para aumentar el monto del subsidio. La decisión del Estado de hacer las inversiones por su cuenta, no cambian en absoluto la realidad de los gigantescos riesgos futuros de esas inversiones.

2 comentarios:

Sócrates Medina dijo...

Buenas tardes:
Estoy siendo instruido a través de la lectura de los artículos de este blog. ¿Puedo inferir que la solución más pragmática que puede tener el gobierno frente al Sistema Eléctrico Nacional es mediante la privatización?

A mi modo de ver, no hay otra manera de que este sector pueda desconectarse del presupuesto estatal, si no es por medio de la privatización. Provocando que de esta manera, el sector gubernamental sólo se enfoque en:
-la creación dinámica de leyes que regulen los intereses de cada uno de los steakolders del proceso(generadores,distribuidores, Etc..), así como velar por su aplicación y cumplimiento.

PreguntaS:
1. ¿Existe alguna otra forma en la que el el sistema elétrico pueda desconectarse del presupuesto nacional, que no sea por privatización?
2. Si se logra concretizar la "actitud" y la "aptitud" del gobierno en generar de manera autónoma la generación/regulación/distribución de electricidad. ¿Cree que sea sostenible este impulso a lo largo del tiempo y a expensas de qué? Me huele a que todavía le falta mucha institucionalidad a las organizaciones del estado para llegar a ese nivel.

José Antonio Vanderhorst Silverio, PhD dijo...

Muchas gracias Sócrates por tus muy oportunas inquietudes,

Qué bueno que estás siendo instruido por lecturas del Blog del GMH. Albert Einstein dijo que “La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa...”

En vez de sentarme, he estado trabajando muchos años en contra el flagelo de la privatización que debiera darnos vergüenza a los dominicanos. Como veo que no estás sentado, espero que ayudes a que más dominicanos de tú círculo se levanten a reclamar sus derechos para acabar con la tiranía de la privatización. Ellos ganan, los inversionistas (y los políticos), y nosotros perdemos.



Lo que la gente llama privatización es precisamente lo que tenemos con la capitalización: la privatización de los beneficios en el mercado mayorista y la socialización de las pérdidas en el minorista y la sociedad en general. En vez de la privatización, yo propugno la electricidad con valor agregado al cliente. Mira también los artículos de la columna Liderazgo Sistémico en acento.com.do



Lo que hace sostenible el esfuerzo es la innovación en modelos de negocio de la comercialización de electricidad En vez de seguir pensando en aumentar la generación de forma desequilibrada y con decisiones de largo plazo, se ponen a competir los aumentos de generación con las reducciones de la demanda. Mira también los comentarios que aparecen debajo del artículo Sugerencias sobre la estrategia del sector eléctrico y el discurso del presidente Danilo Medina,



¿A expensas de qué? Que la gente asuma su responsabilidad como cliente en vez del clientelismo. Es así como las relaciones entre los clientes y los suplidores deben desarrollarse, con ganar-ganar o no debe haber trato.



La oportunidad que se presenta en estos primeros días del gobierno es sin igual. Como explicó Bernardo Castellanos, el gobierno está atrapado si quiere seguir con la CDEEE bajo la ilusión de la garantía de la energía barata, de un mundo que ya ha pasado. Pero como puede ver vía la nota Pacto de largo plazo para hacer lo que nunca se ha hecho en el sector eléctrico, Bernardo está equivocado, porque el gobierno si tiene una alternativa con visión de futuro, ampara en la realidad de la garantía de la información cada vez más barata.



“Me huele a que todavía le falta mucha institucionalidad a las organizaciones del estado para llegar a ese nivel,” necesita incluir también las instituciones del sector privado. En todo caso ese es un planteamiento de una actitud derrotista.