domingo, diciembre 16, 2012

Dr. Pérez-Arriaga: “Eso vendría después.”

Primera actualización. Justificación del Derecho al Sol para los españoles y Un País Sin Apagones para los dominicanos con base a la Riqueza de la Globalización. Ya es después, faltando solo dos días para cuatro años desde que salió al sol el texto inicial de esta nota. Ahora podemos decir que el problema es de economía de escala, la cual desapareció desde que la OPEC hizo el embargo en 1973 para la generación en el lado de la oferta y está a punto de llegar para el lado de la demanda.

No se justifica la reestructuración de los mercados mayorista que sustentan en España un Impuesto al Sol. Tampoco se jsutifican la CDEEE y su Central de Punta Catalina en República Dominicana. Los españoles y los dominicanos necesitamos apoyarnos mutuamente por lo siguiente:

Esta ratificado que "Ciertamente los políticos crearon el déficit" en España y los subsidios en República Dominicana y también tenemos la respuesta a la pregunta  ¿no será que lo hicieron inducidos por el defectuoso sistema del modelo eléctrico que no anticipó “la forma como los usuarios compran electricidad”?

Definitivamente lo que anticiparon el profesor Schweppe y sus colegas es que los políticos han sido inducidos por lo que ahora llamamos un modelo defectuoso de anti-sistema del sector. Y más aún, con base al "Eigth update. See how the Industrial Civilization 'Groupthink' is hiding the Big Ideas emerging from The Wealth of Globalization," algo así como "Octava actualización. Ver como el 'Pensamiento de grupo' de la civilización industrial esconce las Ideas Sobresalientes de La Riqueza de la Globalización," de la nota  A Systemic Civilization Global Declaration of Interdependence (Una Declaración de Interdependencia Global para la Civilización Sistémica), se puede dotar el sector eléctrico con una economía de escala en el lado de la demanda a nivel global, siendo superior a la economía de escala de generación central a nivel de nación que desapareció desde 1973.

En realidad, la economía de escala de los mercados mayoristas organizados nunca apareció, como se documentó en el año 2004, en el informe "Cato Institute’s Policy Analysis No. 530, Rethinking Electricity Restructuring, (repensando la reestructuración en electricidad) del 30 de noviembre del 2004, donde Peter Van Doren y Jerry Taylor dijeron que "Unfortunately, high-cost states have seen little price relief, and competition has had a negligible impact on prices," es decir que "desafortunadamente, los Estados con costos elevados han visto muy poco alivio, y la competencia ha tenido muy poco impacto en los precios." Todo ha sido un gran engaño, que debería tener serias repercusiones jurídicas.

En vez de poder "recuperar primero la credibilidad regulatoria, el respeto de verdad a las instituciones y a los procesos legales; que exista seguridad jurídica,” lo que se necesita es la innovación institucional que introduce la democracia directa del mercado sistémico (#DD_SM en Twitter) y que se implantaría en República Dominicana con el model Un País Sin Apagones. En efecto, se han perdido 4 años en España y en República Dominican por hacer caso omiso a las sugerencias que aparece en el párrafo final de esta nota.

Dr. Pérez-Arriaga: “Eso vendría después.”

Escrito por el Dr. José Ignacio Pérez-Arriaga, el periódico El País publicó, el 14 de diciembre de 2012, el muy oportuno artículo Reformas eléctricas. Es muy oportuno, por las grandes similitudes entre la crisis del sector eléctrico de España y la de otros países.

El Dr. Pérez-Arriaga dice que “en julio de 2005 publiqué, por encargo del Gobierno, un Libro Blanco sobre la reforma del sector eléctrico.” Ese libro se hizo muy complicado porque, como en República Dominicana, donde co-diseñó el Máster en Regulación de la Industria Eléctrica 2008-2010 de FUNGLODE, tratan el problema del sector eléctrico como de generación eléctrica, cuando el mismo se simplifica al tratar el sistema de forma integral.

Afirma que “Hay dos grandes tareas pendientes. Una es acabar con ese cáncer del sector que hemos creado con el déficit tarifario. La otra es acometer la prometida reforma del sector eléctrico.” Relacionado con la reforma, fue dicho cáncer el que me permitió redactar el artículo El laberinto eléctrico español que publicó el Listín Diario el 20 de septiembre del 2012. Ese déficit tarifario tiene el mismo origen que los extravagantes subsidios que tenemos aquí.

Tengo entendido que ese cáncer fue presagiado en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, por el profesor del Dr. Pérez-Arriaga, el Dr. Fred C. Schweppe y sus colegas. Ellos redactaron el libro Spot Pricing of Electricity (Kluwer, 1988), donde presagiaron que:
El concepto de desregulación de este capítulo se basa en un mercado de oferta y demanda. La mayor parte de la otra literatura de desregulación está orientada sólo al lado de la oferta, es decir, a la desregulación de la generación sin alterar la forma como los usuarios compran electricidad. Creemos que la desregulación que considera sólo el lado de la oferta de la ecuación oferta-demanda es muy peligrosa y puede tener resultados muy negativos. 
Una segunda diferencia importante entre este capítulo y la mayor parte del resto de la literatura desregulación está en nuestra preocupación de que la economía y la seguridad física de los sistemas de potencia no sean destruidas o comprometidas.
No obstante, el Dr. Pérez-Arriaga dice que: “El arreglo del déficit no es materia de expertos en regulación: no tiene solución técnica, sino política… Los políticos, que crearon el déficit, deberán reunirse –aunque sea, por última vez, a puerta cerrada– entre ellos y con las empresas y consumidores, y encontrar una salida pragmática que minimice daños.” Ciertamente los políticos crearon el déficit, pero ¿no será que lo hicieron inducidos por el defectuoso sistema del modelo eléctrico que no anticipó “la forma como los usuarios compran electricidad”?

Siendo una advertencia que aplica también a lo que se está planeando en dominicana, agrega que “… una vez encaminado el asunto del déficit, la otra tarea pendiente no consiste en acometer un paquete de medidas técnicas sobre los diversos temas abiertos en la regulación del sector. Eso vendría después. Lo que se necesita es recuperar primero la credibilidad regulatoria, el respeto de verdad a las instituciones y a los procesos legales; que exista seguridad jurídica.”

Para asegurar la credibilidad, necesitamos un mercado completo que desarrolle tanto la oferta como la demanda. Ese es un cambio mayor que explico en el artículo Cambiemos primero el modelo eléctrico, donde sugiero algo parecido a “eso vendría después,” con “todo lo demás podrá venir una vez que dicho modelo quede definido; de lo contrario, lo que se haga mientras tanto sería perder tiempo y dinero.” Al respecto, sugiero que se pondere la nota Competitive electric retail revolution (revolución de la competencia eléctrica minorista) que considera las advertencias del profesor Schweppe.