viernes, agosto 29, 2014

Cumbre en Eurozona para pasar a la civilización sistémica

"Un propósito y principios simples y claros dan lugar a un comportamiento complejo e inteligente. Reglas y regulaciones complejas dan lugar a un comportamiento simple y estúpido." -- Dee Hock, el CEO Emerito de VISA Internacional 
Empezando con Pasemos a la civilización sistémica, esta secuencia de notas, que se refuerzan entre sí, empezó su intromisión en los asuntos de la Eurozona, citando a Pedro Sánchez Castejón, secretario general del PSOE, quien argumenta que “La creación de empleo debe ser la prioridad en la política económica de la UE,” en su artículo Por un nuevo pacto social europeo. Como alternativa a esa prioridad, y suprimiendo detalles sobre el cambio de civilización, dije que "humildemente creo que la principal diferencia... es el potencial de lograr apalancamientos sistémicos positivos, que deben ser la prioridad de la política de los gobiernos." Son positivos, por el resultado de circulos virtuosos que se refuerzan entre sí, contrarios a los negativos que generan circulos viciosos, que también se refuerzan entre si, dando como resultado el Ciclo Fatal, que los lleva de crisis en crisis.

Como dato curioso, en el informe semanal Twitter produjo un incremento significativo de trinos a un total de 4,668, 1,699 y 1394 correspondieron al primer y segundo lugar de la nota Salida a la crisis de la Eurozona, sin y con el distintivo #EuropeIN (emitido tres horas más tarde), respectivamente. Es evidente que ese tipo de respuesta no la merece el trino de la nota La Eurozona seguirá en el Ciclo Fatal, a pesar de la coletilla “a menos que den marcha atras como consecuencia de observaciones como estas,” porque aparece a lo interno del texto.

Dejando de lado la curisiosidad, sostengo respetuosamente que la salida del Ciclo Fatal no es posible por medio del debate para lograr un consenso, por ejemplo, como el que se describe en la noticia Hollande reclama una cumbre de la eurozona contra la ortodoxia de Merkel. La introducción de dicha noticia dice:
El presidente François Hollande y el nuevo Gobierno francés se han marcado entre sus prioridades una ofensiva para que Berlín y la Comisión Europea relajen su presión para que Francia y otros países del sur de la UE dispongan de mayor margen para poner en orden sus desajustadas cuentas públicas. También exigen un plan de estímulos de cientos de miles de millones para reactivar la estancada economía europea y acciones del Banco Central Europeo (BCE) para reducir la fortaleza del euro y alejar el peligro de la deflación. Hollande ha propuesto una cumbre extraordinaria de la zona euro con esos objetivos.
Estando de acuerdo con dicha cumbre, sugiero que lo que se necesita es la voluntad política para ir más allá de un debate, para evitar, por ejemplo, lo que resultó en la salida a Arnaud Montebourg, el exministro de Economía. En vez de seguir aprendiendo del pasado de la civilización industrial, con debates como ese, lo que se necesita es un diálogo generativo, donde se aprende del futuro emergente de la civilización sistémica. Solo así, amparado en la nota Límites que van por encima de la política, se podrá dar las condiciones para simplificar el sistema, desmontando la gran mayoría de las “reglas y regulaciones complejas [que] dan lugar a un comportamiento simple y estúpido," como el cambio del ejecutivo por tercera ocasión.

Son esas reglas y regulaciones complejas las que definen el sistema de la Eurozona, y los mercados tradicionales que sugerimos reemplazar por mercados sobresalientes que incentiven a los estados y a las empresas a ofrecer propuestas que los contribuyentes y los clientes, respectivamente, no están esperando pero les encantará. Por ejemplo, extraigo lo siguiente de la nota Propuesta simple (330 palabras) que los consumidores eléctricos no están esperando pero les encantará:
Hace poco alguien cercano me preguntó si tenía más ejemplos que los de Henry Ford y Steve Jobs sobre una propuesta que los clientes no estaban esperando, pero les encantó.  Lo que sigue es el ejemplo más apropiado para resolver la crisis sistémica de los sectores eléctricos dominicano y español.  En el caso dominicano sin aumentar sueldos y en el español sin reducirlos de forma general. En el primero, por ejemplo, solamente una reducción significativa de los apagones aumentaría el poder adquisitivo. 
Durante la gran depresión en Estados Unidos, la gente sacó sus ahorros de los bancos y durante tres años hubo caos. Sin embargo, ese caos desapareció con una propuesta de cambio de sistema que los ahorrantes no estaban esperando pero les agradó. El presidente Roosevelt garantizó los ahorros hasta un monto dado. En pocos días los ahorros retornaron a los bancos del sistema que se definieron como aceptables.