viernes, diciembre 21, 2012

Electricidad orientada al cliente


LIDERAZGO SISTÉMICO 

Electricidad orientada al cliente

Electricidad orientada al cliente

SABER MÁSACERCA DEL AUTOR

Artículos

JOSÉ ANTONIO VANDERHORST-SILVERIO

Consultor Sistémico

Sobre mí

Diseñador del Modelo Marco de la Electricidad Con Valor Agregado. Miembro de la Academia de Ciencias de la República Dominicana. Miembro Vitalicio Senior del IEEE
Por cerca de 40 años, la República Dominicana ha experimentado una grave crisis en el sector eléctrico. Los expertos han ido y venido, y la crisis empeora y empeora. ¿Qué es diferente en la República Dominicana? Conjeturo que podríamos haber estado más adelantados en el mundo por un buen rato.
En este momento hay una gran oportunidad para demostrar que estamos adelante. Del 6 al 16 de noviembre el Fondo Monetario Internacional está en la República Dominicana. Para hacerlo, he sugerido que la Carta de Intención del gobierno incluya el texto siguiente:
1. La excesivamente prolongada crisis de electricidad del sector dominicano es una crisis sistémica.
2. El Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo son partes importantes del sistema eléctrico dominicano.
3. Representantes del Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo deben venir preparados para participar con otros representantes tradicionales y no tradicionales del sistema para definir el nuevo modelo del sector eléctrico dominicano.
Un nuevo sistema global de toda la industria eléctrica ha estado tratando de emerger. Sin embargo, un cambio de la orientación al regulador tradicional a una orientación al cliente está siendo bloqueada por el modo de pensar de las autoridades.
Ese pensamiento es impulsado por el estilo tradicional de gestión utilizado por el gobierno dominicano y las organizaciones multilaterales. Según noticias del periódico Hoy del 10 de octubre de 2012, el presidente Danilo Medina dijo que “En estos días me preguntó el FMI porqué no incluimos el problema eléctrico y le dije con toda responsabilidad: porque ahí ustedes son los principales responsables, porque siempre han creído que el problema eléctrico se resuelve por la vía de subir los cobros, mejorar las pérdidas técnicas y disminuir robos y no es así.”
La noticia agrega que “Hay intereses en el sector eléctrico que necesitan ser tratados. No podemos seguir con ese modelo de negocio eléctrico en la República Dominicana y tienen que comenzarse a tratar y lo trataremos en un pacto adicional como trataremos también el pacto por la educación.” El actual modelo introducido en 1999, mantuvo una orientación al regulador para la mayoría de los consumidores.
En respuesta, según Listín Diario, 13 de octubre de 2012, “El Fondo Monetario Internacional (FMI) consideró ayer que el resultado de las políticas implementadas por el gobierno durante los años 2011 y 2012 para conjurar la crisis en el sector eléctrico son de la ‘absoluta responsabilidad de las autoridades dominicanas.’” Como podrán ver a continuación un pacto de electricidad no es necesario, lo que se necesita es diseñar un modelo sin precedentes de electricidad orientado al cliente. Un modelo como ese ya está disponible como la arquitectura minimalista de la Electricidad Con Valor Agregado (anteriormente el Modelo Marco de la Electricidad Sin Control de Precios).
De acuerdo con la última ley de "La Quinta Disciplina", (Granica, 1998) Peter Senge afirma que “no hay culpa.” Él dice que "Solemos culpar a las circunstancias externas por nuestros problemas. ‘Alguien’ - los competidores, la prensa, el ánimo inconstante del mercado, el gobierno – nos perjudicó. El pensamiento sistémico muestra que no hay nada externo: nosotros y la causa de nuestros problemas formamos parte de un solo sistema. La cura radica en la relación con nuestro 'enemigo.'"
El pensamiento de ambas partes refleja un tipo de pensamiento no sistémico, cuando se trata de un sistema socio-técnico altamente complejo, donde la causa y el efecto no están cercanos, en el tiempo, ni en el espacio. Se puede decir que la crisis sistémica se inició bajo una severa crisis energética tan lejos como 1972, cuando el presidente Balaguer permitió que la industria importara y operara grupos de generación de emergencia de servicio eléctrico para satisfacer su propia seguridad de suministro. En 1992, bajo otra crisis severa, Balaguer permitió que cualquier cliente pudiera satisfacer su propia seguridad de suministro mediante la compra de generadores de emergencia y tecnología de almacenamiento de electricidad emergente de inversores de batería. El mundo había cambiado.
El resultado fue una migración de lo que debería haber sido, pero no lo fue, de una seguridad de suministro, completamente coordinada en el lado de la oferta, en un sistema verticalmente integrado, a una seguridad de suministro sálvese quien pueda, muy descoordinada en el lado de la demanda.  La responsabilidad de servir no había sido cumplida por la Corporación Dominicana de Electricidad. El resultado es una capacidad instalada enorme de generación y almacenamiento, en espera de ser integrada a la planificación, operación y control del sistema de potencia, bajo la arquitectura minimalista de la Electricidad Con Valor Agregado.
Desde un punto de vista sistémico, un desplazamiento del todo ha estado tratando de ocurrir. En la actualidad se puede decir que un sistema orientado al cliente global está tratando de reemplazar al centenario sistema orientado al regulador. Este desplazamiento sigue el axioma de sistema descrito por Peter Senge y otros en el libro "Presence" (Sol, 2004) que dice: "Así que tenemos un nuevo axioma: 'Lo qué es más sistémico es más local.’ Los sistemas más profundos que promulgamos se tejen en la trama de la vida cotidiana, hasta el más mínimo detalle."
Ambas partes son parte del mismo sistema. Así como los consumidores de electricidad, que son una parte muy importante del sistema. La solución a la crisis no estará disponible a menos que se aborde como una crisis sistémica.