viernes, diciembre 21, 2012

¿Pactos para el futuro?




LIDERAZGO SISTÉMICO 

¿Pactos para el futuro?

¿Pactos para el futuro?

SABER MÁSACERCA DEL AUTOR

Blog detalle

JOSÉ ANTONIO VANDERHORST-SILVERIO

Consultor Sistémico

Sobre mí

Diseñador del Modelo Marco de la Electricidad Con Valor Agregado. Miembro de la Academia de Ciencias de la República Dominicana. Miembro Vitalicio Senior del IEEE
“La mejor forma de predecir el futuro es creándolo”
--  Peter Drucker
La Estrategia Nacional de Desarrollo trata de predecir el futuro como si fuera una continuación del pasado. Sugerimos crearlo. En la última etapa de la civilización industrial, por alrededor de medio siglo el mundo se organizó en base a la revolución de la energía barata. En sus etapas anteriores, durante lapsos cercanos también a medio siglo, el mundo se reordenó con revoluciones tecnológicas de otros elementos baratos: primero el algodón, segundo el carbón y tercero el acero.
Al igual que en ocasiones anteriores, la crisis que experimentamos es lo que siempre ocurre en las transiciones de un elemento barato a otro. Esta crisis es peor porque salimos de la civilización industrial a lo que entiendo es la civilización sistémica.
Ya sabemos que el primer elemento barato para organizar la nueva civilización es la tecnología de la información (y las telecomunicaciones). Puede que los próximos sean indistintamente, por ejemplo, la nanotecnología y otra fuente muy diferente de energía.
No debe ser ninguna sorpresa que la clave de las soluciones integrales sistémicas que ha cobrado vigencia recientemente es la garantía de la información barata. Eso permite sugerir un plan integral del sector eléctrico para que el gobierno concentre su atención en todo el conjunto del sector eléctrico, que es el único todo fundamental para organizar una verdadera solución integral que ayude a definir la estructura más adecuada.
La industria eléctrica verticalmente integrada se volvió inestable cuando desapareció la garantía de la energía barata. Lamentablemente, su reestructuración fragmentó la industria, separándola en componentes, como la generación, la distribución y el tipo de regulación, que han derivado en una solución mucho más compleja e inestable que la industria verticalmente integrada al seguir suponiendo dicha garantía.
Esa crisis estructural mantiene la industria eléctrica en una “zona de comodidad” que perjudica excesivamente a la sociedad. Sacar la industria de esa zona de no es lo que tradicionalmente se ventila en una reforma fiscal, donde el juego de intereses es suma cero. Dicha zona es un juego de intereses de suma muy negativa, porque las relaciones entre las partes destruyen inmenso valor.
Es necesario reorganizar el sector alrededor de la información barata, por ejemplo, con la estructura de la electricidad con valor agregado. Esa solución integral aprovecha una gran creación de valor resultante de las interrelaciones: en las redes reguladas; en la cadena competitiva de valor generación, comercialización y cliente; y entre ambas. Esa reorganización simple y estable abre la industria a la imaginación para llevarla “adonde sucede la magia,” donde el juego de intereses sería suma muy positiva.
Esa misma conclusión de un verdadero plan integral para el sector eléctrico puede extenderse a la Estrategia Nacional de Desarrollo para volverla integral. Se haría un solo pacto aprovechando las interrelaciones naturales que existen en los tres pactos para crear nuestro futuro. Así, por ejemplo, se sabe que una de las mayores dificultades de la reforma fiscal integral proviene del subsidio al sector eléctrico. Al llevar la industria eléctrica en pocos años “adonde sucede la magia,” se desmonta el subsidio y se va más allá para hacerla sujeta al pago de impuestos que ayudarán a resolver dificultades fiscales.
De la misma manera, la mejor situación fiscal permitiría vislumbrar una reforma educativa integral, aprovechando la garantía de la información barata y la desaparición de la garantía de la energía barata. El sector educativo quedaría reestructurado para hacer uso intensivo de la información para reducir el uso de energía, por ejemplo, en el transporte terrestre.

VERCOMENTARIOS

3 Comentarios