viernes, diciembre 21, 2012

Competividad eléctrica para las PYMES


LIDERAZGO SISTÉMICO 

Competividad eléctrica para las PYMES

Competividad eléctrica para las PYMES

SABER MÁSACERCA DEL AUTOR

Artículos

JOSÉ ANTONIO VANDERHORST-SILVERIO

Consultor Sistémico

Sobre mí

Diseñador del Modelo Marco de la Electricidad Con Valor Agregado. Miembro de la Academia de Ciencias de la República Dominicana. Miembro Vitalicio Senior del IEEE
No cabe duda de que la competitividad de los sectores productivos debe ser justamente considerada en la reforma fiscal integral. En consonancia con el artículo ¿Pactos para el futuro? y sus enlaces, esa reforma justa es una de las piezas clave que debe agregarse al artículo El rompecabezas eléctrico y sus enlaces. El valor agregado a la interrelación integral entre las reformas eléctrica y fiscal que se presenta a seguidas va más allá del subsidio a la electricidad.
Como puede verse en la pieza clave del rompecabezas que aparece en la nota Eje Electricidad Competitividad Sistémica, pudimos empezar a integrar en el año 2006 dicho rompecabezas con la ejecución del Plan Nacional de Competitividad Sistémica (PNCS). Dicha pieza divulga un intercambio por email que sostuve entonces con el Dr. René Villarreal, coordinador del PNCS, relativo al subcontrato que ejecuté para elaborar el eje de la electricidad del PNCS y que sobre dicho rompecabezas dice que:
“La reforma propuesta basada en la nueva arquitectura y diseño del mercado creará las bases para reabrir el mercado tan pronto se implante y para controlar el riesgo sistémico a corto y largo plazos. El informe que te envié es el resultado de 11 años resolviendo ese gran rompecabezas que es la crisis sistémica del sector eléctrico dominicano. La propuesta que hice en 1996 no se tomó - en realidad se engavetó - en cuenta ni para diálogo ni para debate. Ese era el marco del rompecabezas. Las oportunidades de innovación están ahí, porque ya puse prácticamente todas las piezas de adentro. Es muy importante que me den el beneficio de la duda y se conforme el diálogo generativo que propongo. Sería un crimen seguir desintegrando el sector eléctrico y con ello la sociedad dominicana para satisfacer un segmento de la población con un proyecto excluyente.”
En los 6 años que han transcurrido desde entonces, he descubierto aplicando el diálogo generativo que ese rompecabezas va mucho más allá de la sociedad dominicana. Es en verdad lo que sugiere el artículo Política eléctrica sin precedentes. Se trata de un rompecabezas eléctrico del mercado global.
Para entender ese rompecabezas es muy importante comprender que muchas crisis sistémicas resultan cuando la causa y el efecto están muy distanciados en el tiempo y/o el espacio. Para poder hacer una reforma fiscal justa, tal es el caso de una de las principales causas de la crisis eléctrica actual que, por ejemplo, se remonta a la decisión de ponerle impuestos a los combustibles que no sean de generación en la macro red para pagar la deuda externa. Es innegable que esos impuestos destinados a proteger la macro red vienen afectando adversamente desde entonces la competitividad eléctrica de las PYMES (aquí y en lo adelante incluye empresas grandes que no califican entre los principales entes productivos).
Del mismo modo causa-efecto sistémico, es importante saber que uno de los principales componentes de esa deuda proviene de los errores cometidos en la misma macro red desde los tiempos de la CDE hasta el presente. La pieza clave de artículo Salida del laberinto eléctrico y sus enlaces requiere corregir esas grandes distorsiones para poder asegurar la competitividad de las PYMES en la reforma fiscal.
La noticia El Conep considera factible una reforma acorde con el FMI, dice que “Diez Cabral es de opinión que en esa materia debe lograrse un consenso entre el Gobierno, el sector privado y las entidades de la sociedad civil, con miras a lograr una democratización de la base impositiva, que necesariamente no debe implicar un aumento de impuestos, sino lograr que más personas paguen tributos.” Diez Cabral también “Explicó que el Conep tiene una posición favorable en torno a otra reformulación de la base impositiva integral y que debe ser diferente a las anteriores, a los fines de que no se afecte la competitividad de los principales entes productivos.”
Esa democratización de la base impositiva diferente a las anteriores debe empezar con los más protegidos: los generadores de electricidad que, como se infiere del quinto párrafo, compran combustibles muy por debajo del precio en el mercado, aparte de estar protegidos de muchos otros riesgos. En particular, son protegidos por las empresas distribuidoras del robo de electricidad y la falta de pago.
Sin temor a equivocación, puede decirse que las distribuidoras le transfieren su monopolio a los generadores de electricidad. No obstante, más que una reestructuración del sector eléctrico, para enfrentar esa situación, lo que se ha estado sugiriendo es transformarlo para, por ejemplo, poder aumentar la competitividad de las PYMES.
En efecto, entendemos que no se debe afectar solamente “la competitividad de los principales entes productivos.” La transformación debe dar la oportunidad a muchos otros sectores productivos que puedan desarrollar, por ejemplo, micro redes eléctricas que compitan a corto y largo plazos bajo las mismas condiciones fiscales con los generadores de la macro red. Con una nueva ley eléctrica, basada en el modelo marco heterogéneo de la Electricidad con Valor Agregado, esas micro redes pueden también ayudar a reducir substancialmente los apagones, el robo de electricidad y la falta de pago.
Contrario a los generadores de la macro red, como las centrales a carbón que desperdician las dos terceras partes de la energía en los combustibles, los generadores distribuidos en las micro redes pueden ser mucho más valiosos al llegar a aprovechar hasta el 90 por ciento de la energía en los combustibles al producir calor útil además de electricidad. En realidad, al introducir la competencia a corto plazo (por ejemplo, con precios horarios) junto al desarrollo de micro redes beneficiará a una mayor proporción de los sectores productivos. Esa competencia del mercado minorista a corto plazo se expande al mayorista y al largo plazo.
Visto lo anterior, está claro que la CDEEE no necesita hacer una riesgosa apuesta para ampliar el parque de generación con centrales de hasta 1,200 MW a nombre de las PYMES. A nivel mundial, la macro red sufrió del mismo mal de sobre-expansión de la capacidad que le ocurrió a los ferrocarriles. No obstante, en condiciones económicas normales, esa situación pasa muy fácil por desapercibida.
Es solo en las crisis económicas que saltan a la vista, como ha sucedido también en España, donde se protege a las cinco grandes, y en Puerto Rico donde se protege a la AEE. Como adelanté en el 2006 en el informe del eje eléctrico del PNCS, la transformación del sector eléctrico nos colocará en la vanguardia de los sectores eléctricos del mundo.