viernes, diciembre 21, 2012

La banca multilateral debería apoyar el desarrollo


LIDERAZGO SISTÉMICO 

La banca multilateral debería apoyar el desarrollo

La banca multilateral debería apoyar el desarrollo

SABER MÁSACERCA DEL AUTOR

Artículos

JOSÉ ANTONIO VANDERHORST-SILVERIO

Consultor Sistémico

Sobre mí

Diseñador del Modelo Marco de la Electricidad Con Valor Agregado. Miembro de la Academia de Ciencias de la República Dominicana. Miembro Vitalicio Senior del IEEE
La razón principal por la que la banca multilateral ha dejado de apoyar el desarrollo, por ejemplo, en República Dominicana, es su política global de apoyo a modelos marco de la industria eléctrica basada en la garantía de energía barata. Esa política pudo tener sentido hasta el año 1972 cuando estalló la primera crisis del petróleo.
Desde entonces, esa garantía desapareció y nos invadió una crisis sistémica que impide nuestro desarrollo. Para apoyar el desarrollo, la agenda de negociaciones del gobierno con el Fondo Monetario Internacional necesita considerar, por ejemplo, el modelo marco de la Electricidad Con Valor Agregado (ECVA), que se basa en la garantía de la información barata.
La ECVA incentivará la creación de nuevas empresas y empleos que van a reducir significativamente el retraso sistémico, por ejemplo, de un mes a una hora, entre la venta de energía de los generadores y la oportunidad de que muchos clientes respondan a los precios variables eliminando una parte substancial de la deuda acumulada, así como el derroche que impulsa una electricidad con precios promedios. No menos importante para la estrategia de desarrollo dominicano es el potencial de exportación de bienes, servicios y sistemas de esas empresas al mercado global que un cambio de política multilateral puede incentivar.
El mundo empezó a cambiar en el país con la llegada de plantas de emergencia e inversores con baterías a precios asequibles a las personas con poder adquisitivo. Así empezó a crecer un mercado libre y vibrante, que llamo Sálvese Quien Pueda (SQP).
Para los que suponen la garantía de la energía barata, el mercado SQP debería desaparecer. Incluso la banca multilateral ha estado apoyando ese mismo criterio. Sin embargo, al integrar el SQP al sistema convencional, el modelo marco ECVA impulsará el apalancamiento sistémico con la competencia entre modelos de negocio de comercialización al detalle.
Pero como resultado de esa política de expansión desequilibrada de la generación de electricidad, el país ha logrado desde entonces crecer económicamente, pero sin desarrollarse. Un informe reciente del BID describe la prolongada crisis sistémica diciendo, “… que a pesar del compromiso asumido como parte del plan de eliminar la deuda a los generadores, y pagar la factura de compra de energía a los generadores dentro de plazos razonables, se ha acumulado una deuda significativa.”
Un examen simple de cómo se genera esa deuda, va más allá del hurto que pueden hacer los consumidores con el modelo marco vigente. Incluye el que muchos consumidores reciban en muchos momentos electricidad a precios por debajo del costo real. Incluye también otros retrasos sistémicos, que por ser muy prolongados agregan altos costos por financiamiento de la deuda acumulada.
Además, ese prolongado retraso sistémico evita que los consumidores puedan reducir oportunamente su demanda por desconocimiento de momentos en que el precio es elevado, aumentando así la factura por la energía consumida y también la deuda. Además de cubrirse con el presupuesto ordinario, esa deuda puede también en ocasiones pasar a ser parte de la deuda externa, haciendo que los contribuyentes tengan que hacerse cargo de esa deuda y otros intereses.
En vista de las grandes distorsiones que existen entre los contribuyentes, aquellos cuyas actividades están exentas o subsidiadas tampoco aportan su parte correspondiente de la deuda, reduciendo el poder adquisitivo de los demás. ¿Por qué cada cliente individual no tiene derecho a decidir si toma prestado o no?
Entre el servicio de la deuda externa y la deuda del sector eléctrico que se pagan con el presupuesto le restan fondos, por ejemplo, al sector educativo impactando negativamente el desarrollo. Para que la banca multilateral contribuya con el desarrollo de la República Dominicana, es necesario un cambio de política global a favor de la información barata.